SHARE

Tras vencer a Chris Weidman en diciembre de 2015, Luke Rockhold era considerado como candidato a reinar la división de peso medio durante un largo tiempo. Cuatro años más tarde atraviesa una complicada crisis que lo hace contemplar el retiro.

Las lesiones y los resultados adversos parecen haber apagado el deseo de pelear en el corazón de Luke. Desde que venció a Weidman en UFC 194, Rockhold solo ha peleado en cuatro ocasiones. Su saldo es una sola victoria y tres derrotas, las tres por la vía del KO.

Primero cayó ante Michael Bisping para perder el cinturón en UFC 199. Más de un año después volvió y consiguió derrotar a David Branch. Seis meses más tarde disputó el título interino de peso medio ante Yoel Romero y fue brutalmente noqueado por el cubano.

Se presentó una nueva seguidilla de lesiones y tras 15 meses inactivo, Rockhold volvió a la jaula. Esta vez sería en su debut en peso semi completo ante el polaco Jan Blachowicz. El resultado: otro brutal KO y la mandíbula fracturada.

“Por ahora no tengo interés en volver a pelear. No me gusta cerrar puertas, pero es muy probable que nunca vuelva a pelear.”

Si este fuera el final de la carrera de Rockhold, se retiraría con un récord de 16-5 y el orgullo de ser el único hombre en conseguir campeonatos de Strikeforce y UFC. Ah, y además tiene una lucrativa carrera como modelo para Ralph Lauren.