SHARE
in their heavyweight fight during the UFC 226 event inside T-Mobile Arena on July 7, 2018 in Las Vegas, Nevada.

El camerunés Francis Ngannou está cansado de su situación actual con UFC. La gran mayoría de los pesos completos tienen peleas programadas o ya perdieron con Ngannou.

“Tienen que hacer algo conmigo. Quiero una maldita respuesta. Quiero saber cuál es mi posición. Quiero saber que estoy haciendo aquí, soy el número dos y todos los demás están programados. Solo estoy aquí viéndome como un peleador desesperado por conseguir una pelea.”

Con tres espectaculares KOs a cuestas, Francis piensa haber hecho suficiente para poder volver a disputar el cinturón. Para su mala fortuna, ya tiene una derrota ante Stipe Miocic y UFC está empeñado en hacer la trilogía con Daniel Cormier. Lo peor de todo para Ngannou, es que dicha pelea se rumora para marzo del 2020.

“Van a tener que pelear la trilogía, ¿pero por qué no podría yo pelear con Miocic antes? Creo que me merezco esa pelea y ellos planean hacerla hasta marzo. Para entonces habrán pasado nueve meses desde mi última pelea, porque peleé en junio. Para entonces, si el ganador no se lesiona, podría esperar tres meses más. Habrá sido más de un año desde mi pelea anterior. ¿Y qué pasa si alguien se lastima y necesita tomarse un tiempo?”

La frustración de Ngannou es evidente, y con justa razón. El único peleador disponible en el top 10 es Curtis Blaydes, y Francis ya lo venció en dos ocasiones.

“Ahora mismo ya no sé si soy peleador o no. A mi promotor, mi jefe, no le importo. Este proceso es agotador.”