SHARE

Esta semana por fin se hizo oficial la siguiente pelea de Jon Jones y será el 8 de febrero en UFC 247 en Houston ante Dominick Reyes.

Por lo tanto, es momento de hacernos algunas preguntas, ¿qué tan peligroso es Dominick Reyes para Jon Jones? ¿Realmente tiene lo necesario para destronar a Jon Jones? También hay quienes señalan que en sus últimas peleas Jones no ha lucido tan bien como antes. Además, Jon no parece tan motivado como en ocasiones anteriores. Sin embargo, pensar que no parte como amplio favorito sería un terrible error.

El invicto Dominick Reyes es un peleador peligroso y muy completo. Sin duda alguna es el reto más complicado en este momento en las 205 libras. Dominick es un peleador alto y con buen alcance, características que “se le dificultan” a Jones, si es que cabe la expresión. Además, tiene poder noqueador y una defensa del derribo bastante decente.

La juventud y agilidad pueden ser otros factores a favor de Reyes. Con 4 victorias antes peleadores de élite, Dominick continúa mejorando pelea tras pelea. Es difícil saber si ya llegó al tope de sus habilidades o si todavía puede ser una mejor versión de sí mismo.

Ahora, en un análisis más a fondo, ninguna de las fortalezas de Reyes parece infranqueable para Jon Jones. A decir verdad, el principal enemigo de Jones, podría ser como siempre, el propio Jon. Sin embargo en esta ocasión no nos referimos a sus problemas fuera de la jaula.

Últimamente la motivación de Jones parece no estar a tope. Además, en sus últimos combates parece decidido a dejar que sea el retador quien determine dónde transcurre la pelea. Ese factor y quizás un sorprendente golpe de Reyes podrían ser las únicas opciones de Dominick.

Probablemente veremos a Jon ser cauto al inicio del combate, cuidando la distancia y midiendo el poder y alcance de Reyes. Jones es un peleador muy inteligente, capaz de adaptarse al oponente en turno y aprovechar sus oportunidades. Si Jon deja que sea Reyes quien imponga el ritmo, veremos una pelea netamente de pie. Si Jones se decide a tomar la ofensiva, seguramente pondrá a prueba la defensa de derribo de Reyes.

Sin que sea una pelea fácil, si es que cabe el término en un combate, no parece que Reyes sea quien vaya a destronar a Jon Jones. Lo sabremos a ciencia cierta el 8 de febrero.