SHARE

El próximo 30 de mayo por fin veremos a Tyron Woodley volver a pisar el octágono tras más de un año de inactividad.

El ex campeón welter enfrentará al peligroso brasileño Gilbert Burns, quien ha lucido imparable desde que se mudó a las 170 libras. Sin embargo Woodley asegura tener cosas que recordarle al mundo y usará al brasileño para demostrar que ha vuelto mejor que nunca.

“Lo que me gusta es que sea una pelea de cinco rounds. No sé si él haya tenido una pelea de cinco rounds, pero es diferente. Él normalmente explota en los primeros dos rounds y después se apaga en el tercero. Cuando vas 3-0 abajo conmigo sales desesperado en el cuarto y te hago pedazos. Quedas tirando puños y patadas con todo, o buscando derribos. Y creo que si alguien en UFC tiene ojo para ver venir esa mierda, quitarse y conectarte, soy yo.”

Pese a ser campeón durante casi tres años y acumular cuatro defensas del título welter, Woodley sabe que la gente solo tiene en mente su última pelea, cuando fue superado por Kamaru Usman durante cinco asaltos.

“Siempre es memoria de corto plazo. La gente solo te recuerda por tu última pelea, y ha pasado tanto tiempo que es hora de darles un recordatorio. No se pueden perder la pelea. Va a ser un claro caso de alguien que pidió algo sin saber lo que estaba pidiendo. Le voy a estar hablando mierda, empujando su cara, golpeándolo, le negaré todos los derribos y lo voy a dejar ahí para que la gente diga, ‘carajo, ¿por qué UFC lo puso contra este tipo? No es un duelo parejo, ni siquiera es justo.’ La gente se va a sentir mal por él.”

Relacionado: Gilbert Burns revienta al ‘rapero’ Tyron Woodley por esquivarlo para UFC 249