Compartir

Si nos apegamos a la historia y le sumamos  que las apuestas estan en su contra, podemos decir que Anthony Smith no tiene muchas posibilidades para derrotar a Jon Jones el próximo sábado en UFC 235, quien es considerado uno de los mejores peleadores de todos los tiempos.

Pero no queremos dejar de ir al fondo del asunto para analizar por lo menos algunos puntos que conviertan a este retador al título peso semi completo en un rival serio, que pueda dar una campanada de sorpresa durante la pelea estelar de una de las carteleras mejor confeccionadas en lo que va del año.

Me gustaría comenzar analizando la actitud y la mentalidad que Smith ha presentado desde que se anunció el combate. Serenidad y paciencia, es lo que en una primera instancia ha demostrado el peleador que antes militaba en los pesos medios, acompañadas de un respeto a su adversario. Eso lo puede poner en una posición de mucho estudio y de enfoque, que muchas veces no han presentado otros atletas, y podemos nombrar a Cormier, que siempre ha entrado en el juego de Jones, el de la pelea de mucha palabrería afuera del octágono.

De cualquier modo, sabemos que no basta con poner toda tu capacidad e inteligencia para derrotar a un atleta del nivel de Jones, quien ha pasado por encima de leyendas del deporte en su andar por la división de las 205 libras, aun con todo el alboroto que han levantado sus controversias dentro y fuera de la jaula.

Smith es un viejo lobo de mar con 44 peleas en el terreno profesional, de las cuales ha ganado 31 y perdido 13.  Ha militado en empresas como Strikeforce y Bellator. Su estilo de pelea es de cierto modo básico y posee una buena pegada. Se caracteriza por finalizar las peleas con KO’s o TKO’s pero se maneja con mucha solvencia en la pelea de piso ya que ha sometido en muchas ocasiones a sus contrincantes.

Si Smith logra presentar una estrategia que pueda plantarle cara al juego de Jones, acompañada de mucha inteligencia y astucia, hay una posibilidad de complicar la pelea.

Tenemos el antecedente de Alexander Gustafsson, quien le faltó al respeto en su primera pelea ante Jones a tal grado de llegar a la decisión que fue muy comentada, incluso algunos vieron ganar al sueco. Ese es el camino. Sabemos que Jones puede ser llevado a una situación complicada, además de no descartar un buen golpe de poder que cambie de un momento a otro el rumbo del combate.

Y finalmente, el hecho de que Smith no tiene nada que perder en esta contienda, sino todo lo contrario. Si logra canalizar esa situación de una buena manera, puede convertirse en una ventaja para él, sabiendo que de muchas formas la presión está del lado de Jon Jones, porque todo su legado está de por medio.

Compartir