SHARE

El pasado viernes Bellator 241 se canceló de manera un tanto sorpresiva sólo unas horas antes de que iniciara el evento que estaba programado a ser a puerta cerrada.

No fue una decisión fácil, pero el presidente de la promotora Scott Coker asegura que era algo necesario.

“Lo único en mi mente era si estábamos poniendo en riesgo a nuestros peleadores, a nuestro staff, a nuestra producción, por llevar a cabo el evento. No estaba seguro de la respuesta y simplemente no me sentí cómodo. Algunos miembros del staff, algunos miembros de la producción no nos sentíamos cómodos y después de un rato pensamos que si no era un evento del que nos pudiéramos sentir orgullosos de promover, lo mejor que podíamos hacer era dejarlo para otro día.”

Una de las principales complicaciones con la decisión era el tener que pagar los sueldos de toda la gente que ya se había presentado a trabajar ese día. Coker asegura que todo el mundo salió de ahí con su cheque.

“Les pagamos a todos los peleadores y a todo el staff y a todos los contratistas. Consideren esto, para estos peleadores, este es probablemente su último cheque por los próximos 4 o 5 meses porque no sabemos cuánto va a tardar esto en volver a la normalidad. Así que sentimos que era lo correcto. Cualquier déficit en el que esto pueda ponernos lo vamos a recuperar antes de que acabe el año. Tenemos mucho tiempo por delante y ojalá en el verano o en el otoño podamos compensar por todos estos eventos.”

Relacionado: Cage Warriors sale al rescate de peleadores de UFC Londres