SHARE

El pasado martes se anunció por el mismo Dana White, la adición de la pelea por el título interino de peso medio entre Yoel Romero y Robert Whittaker, para la cartelera de UFC 213, durante el International Fight Week en Las vegas., el 8 de julio.

Una pelea con sabor a nocaut, con sensación de peligro en cada encontronazo y la gran oportunidad de portar un título, dejando a uno de los dos peleadores a un paso seguro de disputar campeonato absoluto de la categoría.

El trasfondo de esta nota no es destacar lo espectacular y brutal que se puede tornar esta pelea, o cuan importante pueda ser, sino, Por qué Whittaker? Que acaso Romero no ha hecho los suficientes méritos como para tener la oportunidad de partirle la cara a Michael Bisping? Vamos! Que no nos den “atole con el dedo”, acaso hay que matar a tus contrincantes para probar que eres merecedor a un título, cuando hay otros que acceden a esas peleas con muchas menos credenciales.

Romero, tiene un récord impecable de 13-1, y un maldito poder en las manos que lo han hecho apagar las luces de 11 oponentes, con solamente dos decisiones. Es decir, no hay nadie en esa división que tenga su efectividad ni porcentaje, y menos la brutalidad para lograr eso.

Muchos dirán que “no vende un cacahuate”, no es tan mercadeable como el campeón (si, ese que habla hasta por los codos, que ganó el título por un error del campeón en ese momento, que perdió ante Silva y le dieron la pelea, y batalló para acabar con un veterano de 46 años, en Dan Henderson). Pero a que se viene a este negocio sino es a pelear? Cierto, el “marketing”, es fundamental, hay que vender peleas. Acaso no vale que se aumente el consumo de Ron, la ingesta de Moros con Cristianos, chupar puros en la Isla Cubana, y mandar un mensaje al mundo de un suceso único para los caribeños, como tener un campeón mundial de UFC?

Habrá que esperar las declaraciones de Romero, ya que los motivos ($$$) deben de haber sido muy inspiradores como para aceptar la pelea y no aferrarse a tumbar la cabeza de Bisping.

Por otra parte, esta un tipo con atributos y méritos, con las credenciales, y recorrido como para estar a una pelea de disputar el título. Whittaker se vio impresionante haciendo pedazos a base de “marrazos” a Ronaldo Souza, cierto, pero en su caso Gegard Mousasi, ha hecho también suficientes méritos como para tener esa oportunidad. En otras palabras hay otros candidatos que también merecían esa oportunidad, pero sigo sin conocer las razones que llevan a estas decisiones.

Al final, en este caso, Whittaker solo toma la oportunidad, sin embargo, esto puede representar una tumba para Romero, que de perder se alejaría bastante de una oportunidad por el título. No hablo de rankings o récord, pero si hoy, con ocho peleas ganadas al hilo no es suficiente, con una posible derrota…mas triste.

En conclusión, es interesante saber que hay detrás de estas decisiones. Por que se manejan las cosas de esta manera y por qué algunos peleadores las aceptan. Sé que al final todos vamos a ser felices viendo el combate, sin embargo, a veces quisiéramos que hubiera decisiones mas claras y justas en cuando a empatar peleas se refiere. O no, macthmakers?