SHARE

El peleador de origen holandés Robin Van Roosmalen tuvo problemas con la báscula quedando arriba del peso límite de las 143 libras (peso pluma) en la organización de Glory. Bajo la regla de la comisión atlética del Estado de California, el recién coronado campeón de la división, es destituido como monarca a consecuencia de no haber dado el peso pactado.

Van, se excedió apenas media libra del límite que son 143, lo suficiente como para perder el fajín. Ademas de no portar más el título, parte de sus ganancias van el retador canadiense Matt Embree, independientemente del resultado de la contienda que encabeza el Super Fight Series de Glory 37.

De acuerdo a los reportes, Roosmalen llegó con 15 libras de más un par días antes de la pelea, cortando 15 de ellas en 48 horas. Para el momento del pesaje en la mañana del jueves 19 de enero, dio 143.8 libras, después de quedarse sin calzoncillo y subir a la romana desnudo registró 143.5. Con todo el esfuerzo hecho previamente, el peleador se sentía agotado, por lo que determinó que continuar cortando peso podría representar un daño a su salud.

El primer doble campeón en dos categorías de Glory, puede ganar el combate y aun así se va con las manos vacías, pero en este caso, el triunfo le da el derecho de ser el contendiente #1, lo que le “garantiza”, una pelea inmediata por el título en contra del campeón en turno. De lo contrario deberá pasar nuevamente por el torneo de 4 contendientes, es decir tramitar su pelea al título una vez más.

Las reglas del juego son claras, el campeón está obligado a dar el peso de la categoría correspondiente, o prácticamente pierde todo derecho a quedarse con el título.