Compartir

Anderson Silva regresa con una victoria tras un año fuera de los escenarios derrotando a Nick Díaz por decisión unánime el pasado sábado 31 de enero en UFC 183, en Las Vegas Nevada.

Una pelea cautelosa con destellos de emoción, pero al final entretenida y emotiva sobre todo para la leyenda viviente Anderson “La Araña” Silva

Round 1:

Díaz, comenzó acosando verbalmente como es su costumbre, pero ante un veterano con el recorrido de Silva, esto realmente no funciona. Díaz seguía con el acoso, pero a su vez conectaba a Silva, poniéndole sabor a la contienda. Díaz con el cinismo que le caracteriza, mientras Silva se adaptaba al octágono luego de más de un año de ausencia. Un buen primer round, calientito.

Round 2:

Por alguna razón Nick ponía el codo de frente, quizás buscando provocar a Silva.  Tres patadas seguidas a las piernas por parte de Díaz calentaban la pelea, pero aun Silva no se veía con la soltura acostumbrada. De la nada una patada al cuerpo durísima por parte del Silva alejaba a Díaz, y así se consumía el round, con idas y vueltas, pero en un combate entretenido.

Round 3:

Un silva mesurado en su golpeo y pateo, con disciplina pero sin mucha agresividad, pateando abajo y combinando arriba. Díaz iba hacia atrás, y respondía a los ataques del brasileño.  Solo destellos de ambos peleadores, pero resaltando la inteligencia de Silva, quien a pesar de su ausencia se veía activo, ante un Díaz burlón.

Round 4:

La estrategia no cambiaba, Díaz a provocar y Silva a la estrategia sacando buenas combinaciones, con algunos encontronazos de emoción. De la misma manera se acababa el tiempo en el 4to, y sin muchas emociones más que de ver de vuelta al mejor del mundo la pelea se hacía añeja, sin mayores emociones.

Round 5:

En el clinch Díaz colocaba algunos golpes sobre Silva, pero este respondía con una patada a la cabeza, para regresar las cosas al centro del octágono. Una rodilla voladora emocionaba al público en el último asalto, ya con el ojo izquierdo de Díaz sangrando. Todo quedaba en manos de los jueces luego de 25:00 minutos de pelea.

Una decisión unánime (49-46, 50-45, 50-45) le dio el triunfo a Silva quien se desplomó al suelo llorando de emoción, más allá del triunfo de la felicidad de estar haciendo lo que más ama, el combatir.

Con esto, Silva gana su primera pelea desde que perdió el titulo ante Chris Weidman en julio del 2013. Después vino esa trágica lesión que lo alejo del octágono por más de un año, pero este sábado el reconocido como el mejor de todos los tiempos hizo su aparición con una victoria.

“Gracias Dios, por darme una oportunidad de estar aquí. Gracias a mi familia a mis verdaderos amigos por todo. Le doy gracias a todos los brasileños que están aquí y en allá en mi país. Pase por mucho dolor durante todos este tiempo. Gracias a mi doctor, a los hermanos Fertitta y a Dana White.

Agradezco a Nick por enfrentarse a mí. Es un tipo fuerte, patea fuerte, pero sobre todo con una mentalidad  muy grande. Esto es UFC, es un gran espectáculo, y la gente lo merece.

Yo ahora regreso con mi familia a descansar, y ya veremos el futuro

Este es el mejor deporte del mundo, gracias a todos por haber venido.

Por su parte Nick Díaz quien acumuló su novena derrota dijo:

Hice lo mejor que pude, creo pegue en todo el tiempo, siento que gane cada uno de los rounds. Los jueces no les gusta mi actitud, pero no sé qué pasa, que siempre me pasa lo mismo.

No sé qué voy a hacer, lo pensare. Días antes de la pelea me preguntaba ‘que demonios hago aquí’, pero ya veremos.