SHARE

La división de peso medio de UFC está en disputa y llena de contendientes, sin embargo, el hombre en la cima ya tiene en mente a su próximo oponente.

Tras derrotar a Dan Henderson el pasado 8 de octubre de 2016, Michael Bisping tiene muchas opciones de dónde elegir para su próxima defensa, ya que la división estará muy activa durante los próximos meses.

El próximo 12 de noviembre en UFC 205 el ex campeón Chris Weidman (#2) se enfrenta a Yoel Romero (#4), esa misma noche Tim Kennedy (#10) hace su regreso al octágono ante el siempre peligroso Rashad Evans. Dos semanas después, Luke Rockhold (#1) se mide ante Jacare Souza (#3). Esa misma noche, dos peleadores en ascenso también están en la cartelera, Derek Brunson (#7) enfrenta a Robert Whitaker (#12). Por si fuera poco, también hay que considerar a Gegard Mousasi (#9) quien acaba de derrotar a Vitor Belfort (#5), y seguro tendrá algún efecto en los rankings que se actualizan mañana.

Sin embargo, Bisping ya tiene la vista puesta en alguien.

“Si ese llorón… Chris Weidman quiere pelear, estoy más que feliz de hacerlo. Si vence a Yoel en noviembre, hágamoslo, hijo.”

Weidman, quien perdiera el cinturón de la división hace ya casi un año ante Luke Rockhold, dio sus impresiones sobre las palabras de Bisping en el octágono tras vencer a Henderson en UFC 204.

“No debió haber hablado cuando a duras penas venció al No. 14 de la división. Atreverse a retar a los cuatro mejores de la división como si acabara de hacer algo impresionante… Realmente pensé que Dan Henderson debió haber salido con la mano en alto, así que sentí pena ajena por Bisping. Puede decir mi nombre cuantas veces quiera. Ese tipo no me afecta.”

Por su parte Bisping, está listo para resolverlo en el octágono.

“Él piensa que lo estoy evitando. Está loco, nunca he evitado a nadie en mi vida, no voy a empezar con ese pobre imbécil. Si quiere pelear, puede venir e intentar matarme con su lucha, pero se topará repetidamente con golpes en la cara.”

¿Qué te parece esta pelea, si Weidman logra vencer a Romer, debería ser el siguiente rival de Bisping?