SHARE

El ex campeón de peso medio de UFC, Michael Bisping se retiró del octágono hace poco más de un año. Desde entonces se ha dedicado de tiempo completo a su podcast y a su trabajo como analista de MMA.

En el más reciente episodio de su podcast, el británico expresó su desagrado por las llamadas “Súper peleas” entre campeones de distintas divisiones. Bisping espera que UFC haya aprendido la lección y entienda que, aunque llaman la atención del público, estancan dos divisiones.

“Estoy harto de tanto hablar de las súper peleas, para ser honesto. Quiero ver a los campeones defendiendo los cinturones. Todo esto de andar brincando de una división a otra… Creo que el año pasado y el anterior, todo se volvió muy tonto.”

Conor McGregor, Daniel Cormier, Henry Cejudo y Amanda Nunes han logrado conquistar títulos en dos divisiones diferentes. Sin embargo todos excepto la brasileña, tuvieron que ceder uno (en el caso de McGregor ambos) de sus cinturones para que las divisiones siguieran en movimiento.

Resulta curioso que Bisping critique las súper peleas, considerando que se podría decir que protagonizó una. Recordemos que a finales del 2017 Michael perdió el título de peso medio ante Georges St-Pierre, que jamás había competido en las 185 libras. Un par de semanas después, GSP dejaba vacante el título y sumía a la división de nuevo en el limbo.

Michael cree que ahora UFC será más prudente y tomará en cuenta los efectos secundarios que una súper pelea.

“Siento que UFC ya no se va a apresurar en hacer esas súper peleas. Si bien capturan la imaginación del público, UFC le acaba de quitar el título de 125 libras a Henry Cejudo. La única doble campeona real que queda ahora mismo es Amanda Nunes, e incluso ella está teniendo problemas para conseguir oponentes en las 145 libras. Creo que la única razón por la que no le han quitado el título todavía es porque no hay nadie para ocupar su lugar.”