SHARE

Fiel a su estilo arrogante, Conor McGregor ya está pensando en lo qué hará cuando tenga dos cinturones, dando por hecho que derrotará a Eddie Álvarez en UFC 205 y conseguirá su ansiado capricho (y quizás capricho de Dana White también) de ser el primer peleador en ostentar cinturones de dos divisiones al mismo tiempo.

La molestia entre fans y peleadores de peso pluma es palpable. La división está detenida desde hace casi un año debido a que el campeón se rehúsa a defender su cinturón. Ni la promoción ni el peleador parecen apresurarse en concretar una primera defensa. Sin embargo, en una entrevista para Sports Illustrated, McGregor dijo que aceptará dejar vacante un título pero con una condición.

“Primero déjenme ver mi foto en todas las publicaciones con un cinturón sobre cada hombro. Déjenme ir a un costado del octágono y levantar los dos títulos mundiales, algo que nunca se ha hecho antes, déjenme hacer esas cosas antes de hablar de despojarme de un título. Siempre tomaré la mejor decisión de negocios, pero primero déjenme hacerlo, ver algunas fotos y disfrutarlo por medio día.”

“No quieran quitarme el momento histórico antes de que pueda disfrutarlo.”

Pese a la naturaleza histórica de la búsqueda de McGregor, los demás peleadores siguen manifestando su molestia. José Aldo ha dicho que desea salir de UFC porque considera que la promoción ha jugado con él y le ha permitido demasiados caprichos al irlandés. De igual forma, el contendiente número 1 de peso ligero, Khabib Nurmagomedov también ha manifestado su descontento e intención de salir de UFC si su siguiente pelea después de UFC 205 no es por el cinturón de la división.

Estos comentarios no han sentado bien con Conor:

“Díganme una sola vez en que lloriquear y gimotear haya sido bueno para progresar. No lo es. ¿Dónde estarían si yo no estuviera aquí? Den gracias a que al menos están en la conversación. Bajen la cabeza, sigan trabajando, manténganse concentrados y positivos, esa es la forma de avanzar. No lloriqueando, gimoteando y quejándose.”