SHARE

El ultimo combate de Luke Rockhold fue una dolorosa derrota a manos de el cubano Yoel Romero en UFC 221.

Tras recibir brutal nocaut, Romero se acercó a Rockhold para hablar con el. El acercamiento fue interesante, ya que ademas de las palabras de Romero, este se tomó la molestia de dar un beso en la mejilla a el ex campeón.

El tema había quedado en un cajón hasta hoy que Rockhold en una platica on MMA Hour, dijo que el acto de Romero le había parecido ridículo.

“Para él, el haber atravesado la jaula de esa manera, es simplemente ridículo que le hayan permitido hacer eso. No soy fanático de com se maneja Romero, creo que es algo falso. No estoy diciendo como me siento, soy quien soy, les guste o no.”

Esa noche, el título estaba en la mesa, pero no para Romero quien falló en dar el peso pactado por lo que a pesar de ganar, no pudo portar el cinturón. Por su parte, Rockhold, pretende subir de manera permanente a las 205 libras.

“Romero se sentía fuerte, se veía grande. Yo no me sentía de lo mejor. Los cortes de peso me están causando problemas.”

“El tipo se sentía como concreto. Pensé que podía tomar ventaja de sus movimientos y forzarlo a luchar mas, pero no fue el caso. Debo trabajar en mi pateo. Simplemente no lo hice de manera correcta.”

Se dice que la próxima pelea de Rockhold sería en los pesos semicompletos en contra de Alexander Gustafsson, mientras que romero podría estar tomando revancha en contra del campeón de peso medio Robert Whittaker, en junio en UFC 225 en Chicago.