SHARE

Liz Carmouche llega a Bellator con el deseo de ser campeona, sin importar a quién tenga que vencer para lograrlo. Y eso obviamente incluye a la actual monarca, Ilima-Lei Macfarlane, quien es compañera de entrenamiento y gran amiga de Carmouche.

“Lo genial de Ilima y yo, es que yo fui su mentora desde el principio. Fui a la primera persona que vio cuando abrió las puertas. Soy la compañera de entrenamiento a la que llama cuando nadie más quiere ir por ser festivo o estar lesionada. Sin importar nada, ella me puede llamar y yo voy a estar ahí para ayudarla.”

Pero esa gran relación no significa que Carmouche se olvide de sus propias metas. Liz asegura que no significaría ningún problema para su amistad tener que enfrentarse.

“Siempre hemos sospechado que este momento puede suceder. Siempre supimos en nuestros corazones que eventualmente pelearíamos por un campeonato. Quizás sea sorpresa para mucha gente, pero para nosotros solo es cuestión de saber cuándo iba a suceder.”

Tomando en cuenta que llevan años entrenando juntas, Carmouche señala que ya están acostumbradas a darse con todo al prepararse para una pelea. Por lo tanto, una pelea por el campeonato sería igual de intensa.

“Siempre hemos dicho que si nos enfrentamos será la pelea más sangrienta y nos vamos a golpear hasta que una de las dos muera. Y eso es porque a final de cuentas, ella es una persona que me importa. Nos apoyamos mutuamente, nos decimos hermana esposa, así que yo preferiría disputar el cinturón con alguien que me importa, que con alguien a quien no conozca realmente.”

¿Compartes la lógica/mentalidad de Liz Carmouche?