La evolución de Max Holloway | El surgimiento de una estrella

La evolución de Max Holloway | El surgimiento de una estrella

13
0
SHARE
LAS VEGAS, NV - DECEMBER 12: Max Holloway celebrates his victory over Jeremy Stephens in a featherweight fight during UFC 194 on December 12, 2015 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Steve Marcus/Getty Images)

No hay duda alguna de que Max Holloway representa en la actualidad a la élite de los peleadores dentro de las artes marciales mixtas. Sus condiciones lo han catapultado a un lugar de respeto, donde solo se nombran a los mejores de cada época, con sus hazañas a cuestas. A sus 27 años, el originario de Hawai ha puesto la vara muy alta dentro de una división por demás competitiva.

En sus inicios como peleador profesional, a sus 18 años, logró una racha de 4 victorias consecutivas pero no era si quiera el preámbulo de una carrera llena de victorias del más alto calibre a nivel mundial.

Cuando llegó a los 20 años hizo su debut en UFC con una derrota ante Dustin Poirier, a quien enfrentará este sábado para intentar acrecentar su leyenda; en aquellos años ya se vislumbraba el poderío y calidad del joven prodigio, pero todo recién comenzaba.

Después del descalabro, regresó para acumular tres triunfos sobre peleadores complicados. Era el prólogo de una era que cambiaría el futuro de las 145 libras; a pesar de perder por decisión dividida en su siguiente combate ante Dennis Bermúdez y por decisión unánime ante el ex campeón pluma y ligero Conor McGregor, regresó con fortaleza para dejar en claro su calidad y posicionarse como el rey de las 145 libras.

Acumuló, con autoridad, victoria tras victoria sobre peleadores, en primera instancia de medio nivel como Andre Fili y Akira Corassani, para subir al nivel de contendientes de renombre como Cub Swanson, Charles Oliveira y  Ricardo Lamas. Su siguiente truco de magia llegó para desbloquear el nivel de leyendas: pasó por encima del ex campeón Anthony Pettis y Jose Aldo, ex monarca peso pluma de UFC.

Su presentación más reciente fue sencillamente una obra maestra. Pasó por encima de un invicto Brian Ortega, quien llegaba a esta contienda como un fuerte retador al cinturón.

Como vemos, su camino a la cima ha estado acompañado de la autoridad de quien no deja dudas y sus huellas se convierten en pisadas de un león que arrasa para coronarse como campeón indiscutible. Su récord habla por sí solo.

A siete años de haber perdido en un debut complicado ante Poirier, la situación simplemente es diferente. Uno llega como campeón reinante de las 145 libras, Holloway, mientras que su antiguo verdugo hace su aparición posicionado como un contendiente de mucho peso en las 155 libras, lo que convierte a este combate en una nueva coyuntura para ambos atletas.

El poder de puños de Dustin es el arma más peligrosa para Holloway en esta oportunidad. Hemos visto la evolución en cada rubro de la pelea del actual campeón pluma, desde el golpeo más fino hasta su defensa de derribe mucho más pulida. Pero quizás la mayor incógnita es el debut en una división más pesada, lo que siempre representa un reto.

Hay peleadores que al subir de división se sienten más completos, pero de igual forma hay quienes no lucen en su mejor versión. Este será el primer reto para Max, quien no tendrá la carga del corte de peso a cuestas pero sí el hecho que exige acoplarse a un cuerpo un poco más pesado arriba del octágono.

Lo que sabemos es que en cada campamento que realiza ‘Blessed’ entrena y hace sparring con peleadores que rondan incluso el peso wélter. Entre tanto, Max Holloway tiene en sus manos la oportunidad de afianzar y acrecentar su legado en el evento UFC 236, en Atlanta.