Compartir

Una guerra de 25 minutos se dio el pasado sábado en UFC 236, cuando Kelvin Gastelum enfrentó a Israel Adesanya. Este ultimo se quedó con el cetro interino de peso medio al derrotar a Gastelum por la vía de la decisión unánime.

Las cosas, suenan muy bien para lo que realmente fue, fue posiblemente una de las mejores peleas de todos los tiempos, una carretada de intercambios interminable, lo que da como resultado el dolor físico, pero sobre todo psicológico tras la derrota.

Gastelum, quien fue llevado de inmediato al hospital tras la pelea, agradeció a sus fanáticos por apoyarlo apesar de la derrota en esta publicación en Instagram

“Oigan, muchachos, acabamos de llegar a casa de Atlanta sanos y salvos. Después de la pelea, fui al hospital, me cosieron. Tomé medicamentos para el dolor, porque tengo fuertes dolores. Israel me dio una buena paliza. Y, hombre, espero que les haya gustado la pelea. O ganamos o aprendemos, y siento que aprendí mucho en esta lucha. Y solo vamos a mejorar. Sólo voy a volver más fuerte. Las cosas que hice mal, las vamos a hacer bien. Para las próximas peleas, verás los resultados.

“Así que gracias a todos por los increíbles mensajes, el apoyo ha sido increíble. Todos y cada uno de ustedes. Puede que no vuelva con todos ustedes, pero los estoy leyendo todos. Así que aprecio eso. Espero que todos tengan una buena noche y los vea, ¿saben? No soy demasiado hábil para pensar en lo negativo, voy a mantener la cabeza en alto, tener una sonrisa y seguir adelante, muchachos. Solo estamos empezando (comenzamos) “.

Esta fue la primera derrota de Gastelum desde julio de 2017, cuando fue vencido por el ex campeón Chris Weidman. Gastelum, posteriormente derrotó al ex campeón Michael Bisping y al también contendiente Ronaldo “Jacare” Souza para obtener una oportunidad por el título antes de que un grave problema abdominal obligara al campeón indiscutible Robert Whittaker a retirarse de su UFC 234 en febrero.

Compartir