SHARE

No habrá problemas esta vez con respecto al campeón de peso semipesado de UFC, Jon Jones, que está asegurando una licencia de pelea para su enfrentamiento de UFC 239 contra Thiago Santos.

Jones ha sido oficialmente autorizado el miércoles por la Comisión Atlética del Estado de Nevada. El propio director ejecutivo de la comisión, Bob Bennett, confirmó la noticia a ESPN.

Jon Jones compitió por última vez en Nevada en UFC 235 en marzo contra Anthony Smith. Pero peleó con una licencia condicional por una pelea. Recordemos Jones aceptó estar bajo estricta supervisión de NSAC durante todo el 2019, sometiéndose a los exámenes que se le impusieran sin previo aviso, y fuera o dentro de competencia, para acceder a licencia para cada pelea.

El informe de ESPN dice que Jones cumplió con los requisitos de pruebas de drogas de NSAC y pasó todos los exámenes. Es por eso que a Jones, según Bennett, se le otorgará una licencia por el resto de 2019.

La cita completa de Bennett afirma que Jones “ha sido un profesional brindado su plena cooperación”.

En particular, Bennett confirmó que las pruebas de drogas recientes de Jones aún detectan cantidades minúsculas de turinabol, que es la droga que Jon Jones dio positivo en agosto de 2017 luego de su victoria por KO sobre Daniel Cormier en UFC 214. Estos mismos picogramas fueron lo que evitó que Jones luchara contra Alexander Gustafsson en Nevada en UFC 232 en diciembre.