El camino de Dustin Poirier a la pelea por el título peso...

El camino de Dustin Poirier a la pelea por el título peso ligero de UFC

80
0
SHARE

Si no conoces buena parte de la historia de Dustin Poirier, hay algo extraordinario que te estas perdiendo. Su camino a la cima es uno de los sucesos dignos de contar dentro del deporte que tanto amamos.

Su pasión y fortaleza van de la mano de su carrera dentro de la jaula; es la realidad de un atleta que ha sabido ser paciente, el deportista que se ha mantenido para llegar a la oportunidad más grande de su carrera, la pelea por el título mundial peso ligero de UFC. 

Lafayette, Luisiana, fue la ciudad que lo vio nacer y donde comenzó todo; de niño, un ser inquieto y problemático y en su temprana adolescencia la indisciplina marcó la historia dentro de su familia. Dustin estuvo alejado de los deportes, siendo una persona que en alguna etapa de su juventud sufrió sobrepeso.

Pero los problemas lo llevaron al camino donde un nuevo rumbo surgiría para cambiar por completo su vida y la de las personas que lo aman. Dustin, quien desde hace años entrena en el American Top Team, en Florida, irrumpió en el mundo del MMA cuando formó parte de un documental llamado Fightville, donde los cineastas narran la vida de una promotora local de Lafayette.

Dustin fue protagonista del documental que salió a la luz en el año 2011 y causó revuelo en el mundo del MMA underground.

Si revisamos los números de Poirier, podremos darnos cuenta de dos realidades; a sus 30 años de edad, es un veterano de mil batallas, que ha enfrentado a los mejores peleadores de los últimos diez años, en las dos divisiones en donde ha participado: peso puma y ligero.

Llegó a UFC luego de marcar un 8-1 en su récord profesional y haber tenido un paso de dos peleas en la extinta WEC. En sus poco más de 30 peleas como profesional, solo ha caído en cinco ocasiones y actualmente mantiene una racha de cuatro triunfos en fila.

Dustin, sin lugar a dudas, es un consentido de la afición que no rehuye al combate frontal y su juego de piso es del más alto nivel. Es un peleador completo. Con diez bonos a mejor pelea o actuación de la noche, Dustin se ha ganado a pulso esta pelea por el título en una de las divisiones más complejas de todo UFC.

El reto que tiene frente a él es más que complicado. Luego de cumplir una meta al obtener el cinturón interino peso ligero de la empresa, cuando venció a Max Holloway, solo era cuestión de tiempo para firmar la pelea de unificación contra el ruso Khabib Nurmagomedov.

Enfrentar a un peleador invicto y que prácticamente aplasta a sus rivales pelea tras pelea, será el combate más duro de toda su carrera como profesional. Pero Dustin está listo para enfrentar de poder a poder al ruso en la pelea estelar de UFC 242. 

Podemos decir con sinceridad que Dustin Poirier es uno de esos peleadores modelo que se necesitan en las artes marciales mixtas: un atleta fuerte, comprometido y que ha sabido sortear los obstáculos más complejos dentro y fuera de la jaula.

@BenyairUlaje