Compartir

Sabemos perfectamente que Donald “Cowboy” Cerrone no tiene inconvenientes para expresar sus opiniones. Como muchos otros peleadores, Cerrone cree que los peleadores necesitan unirse y crear una organización que los proteja. Su postura va un paso más allá y se ofrece como voluntario para ser la cara de dicha asociación de peleadores.

“Con mucho gusto pongo mi cabeza en juego y me ofrezco para ser la cara del movimiento. Lo he dado todo por la empresa, me he ganado el derecho de hablar. Creo que hay muchos peleadores que tienen miedo y no están dispuestos a rebelarse y hacer algo. Se va a necesitar de varios de nosotros y realmente necesitamos hacerlo.”

La reciente venta de UFC por la jugosa cantidad de $4 mil millones de dólares aceleró las conversaciones para sindicalizar las MMA. De acuerdo con la mayoría de los cálculos, los peleadores solo reciben alrededor del 15% de los ingresos de UFC. Por si fuera poco, no tienen algunos beneficios que deberían ser básicos como seguro de gastos médicos mayores o un fondo de pensiones.

“Necesitamos el sindicato, especialmente con la llegada de la nueva administración, es el momento perfecto. No tenemos a nadie que proteja los derechos de los peleadores. Si pasara algo malo, nadie lo respaldaría y tendría que arreglárselas solo, y así es muy fácil que se olvide el problema. Necesitamos gente que alce la voz y luche por el gremio.”

Actualmente la PFA es el principal grupo intentando organizar a los peleadores. Cerrone afirma que ya tiene llamadas agendadas tras su compromiso ante Kelvin Gastelum el próximo 12 de noviembre en UFC 205.

“Yo no tengo miedo, a mí no me asusta poner en riesgo mi cabeza.”