SHARE

Ambos peleadores con la mira de acercarse a una por el título de las 155 libras,. Iaqunta llegaba con una marca de 14-4-1 y colocado en el #4 de la división, mientras Cerrone ocupaba el #8 y un récord de 35-11-1nc.

La distancia no fue problema para los dos ligeros, quienes se mantenían cerca. Cerrone proponiendo, mientras Iaquinta sigiloso, enconchado y descargando en momentos específicos, como en los que alcanzaba a Cerrone con largos uppers de derecha.

El silencio (en golpes) de Iaquinta causaba problemas a Cerrone, quien a pesar de estar conectando se notaba que lago no acomodaba a su estilo, esperando el ataque de su oponente. El Muai Thai de Cerrone se imponía en ocasiones, encontrando a Iaquinta con patadas frontales y a las piernas, ademas de los rectos de derecha.

Iaquinta, un  francotirador que resistía los embates con tal de contraatacar fuerte, así tambaleó al menos una vez en el segundo asalto a Cerrone.

A Cerrone, le costaba descifrar a su oponente, por momentos pausaba en el ataque como intentando armar el rompecabezas, ante un Iaquinta que conectaba poco pero con potencia. Este se mostró con la nariz y la boca llena de sangre por la constancia de Cerrone al ataque.

El tercer asalto, cerro con Cerrone aplicando g&p, sobre Iquinta luego de recibirlo con un fuerte jab que lo mandó a la lona, y repitió la dosis en el cuarto, pero Iaquinta se resistió a morir. Poco después, Iaquinta se come un par de patadas frontales de Cerrone.

Para el quinto, Cerrone siguió machacando la pierna izquierda de Iaquinta, ademas de concretar combinaciones. Combate que cerró espectacular con un Cerrone tratando de finalizar, ante lo que quedaba de Iauqinta. Cerrone, trató de cerrar con una rodilla voladora.

Donald Cerrone, deja claro su futuro en el Salón de la Fama, y ratifica el por qué es uno de los peladores mas rentables de la organización.

Al final, Cerrone sigue con la mira de verse dentro del octágono en contra de Conor McGregor, así lo dijo en entrevista posterior al combate.