SHARE

Dominick Cruz, se confirma una vez más como el campeón de las 135 libras al dar una lección a Urijah Faber, derrotándolo en cinco asaltos en UFC 199, realizado en Los Angeles, Ca., el pasado sábado 4 de junio.

25 minutos de cátedra, en los que Faber no logró ni por un momento descifrar el acertijo que le puso Cruz. Con movimientos laterales, entradas y salidas, pero sobre todo con la mano izquierda, Cruz simplemente hizo lo que quiso durante todo el combate.

Crónica de Combate:

Round 1:
Cruz lleva a Faber al suelo en el primer minuto controlando la lona. Faber conectó con la derecha e intentó, y consiguió levantarlo y llevarlo a la lona, pero Cruz regresó de inmediato. Faber fue más al acecho, pero Cruz conectaba con las manos en los intentos fallidos de Urijah. Una pelea que se proyectaba desde ese momento más emocional que técnica.

Round 2:
Después de unos segundos de baile, Cruz conectó con una izquierda a Faber y lo mandó a la lona, lo siguió pero Faber sobrevivió. El jab de Cruz siguió haciendo daño en cada momento. Otro asalto para Cruz que manejó la distancia y el tiempo a la perfección ante un Faber que no encontraba la llave. Cruz sereno y seguro conectó casi todo lo que envió.

Round 3:
La izquierda de Cruz siguió aterrizando sobre Faber, incluyendo los movimientos con los que Cruz se maneja dentro de la jaula que volvieron loco a Faber. En el intercambio ambos conectaban, pero las manos de Faber no hacían daño. Cruz con cambios constantes de guardia. Un round más estratégico en el que el campeón siguió dominando a Faber que no encontraba la llave.

Round 4:
Los momentos de lucidez por parte de Faber eran escasos,ya que con la distancia y movimientos de Cruz lo confundió evitando cualquier acercamiento. Desde ahí el campeón conectó otra vez para mandarlo a la lona y quedar en una rodilla, pero Faber otra vez corrió con suerte y salía del peligro. La frustración de Faber era evidente al no poder concretar ni una sola combinación.

Round 5:
Combinación de manos y una patada a la cabeza dañaron a el contendiente, quien falto de ideas compensaba con resistencia. Otra vez la izquierda den forma de upper sobre el rostro de Faber, quien  se iba en banda y Cruz lo tomaba por la espalda en busca de quemar el tiempo restante del ultimo asalto o esperar la sumisión.  Faber en el intento de derribo salía golpeado nuevamente, y después llevado a la lona. Ni en los últimos segundos Faber se dejó ir por la victoria, quedando a deber en el combate.

Desde su regreso, Cruz acumula su segunda victoria al hilo y se confirma como unos de los mejores peladores gallo de todos los tiempos, quien con un estilo poco común y movimientos que marean, sigue dominando la división, esperando ahora quién será el siguiente rival y que sea capaz de descifrar su estilo de pelea.