SHARE

Hace un par de semanas, el veterano Diego Sanchez se llevó una controversial victoria ante Michel Pereira por la vía de la descalificación luego de un rodillazo ilegal lanzado por el brasileño. Sin embargo, era evidente que Sanchez iba abajo en las tarjetas de los jueces y no tenía forma de ganar la pelea.

Este miércoles Sanchez habló sobre los problemas para poder llevar a cabo su estrategia. En el papel, el plan de Diego sonaba lógico y ejecutable. Cuando se cerraron las puertas del octágono y estuvo frente a frente con Pereira, todo se fue por la borda.

“La estrategia era cerrar la distancia para entrar a la zona para matar. El problema es que tenía 5 pulgadas de desventaja en el alcance. También tenía 5 pulgadas de desventaja en la altura. Además de cerca de 25 libras de desventaja en el peso. Y esto se debe a que no hay espacio para que yo compita en 165-167 libras.”

Estemos o no de acuerdo con los argumentos de Sanchez, no se puede debatir que había una considerable diferencia en la complexión de ambos peleadores. El brasileño Pereira es uno de los tipos más grandes en las 170 libras, mientras que Diego es de los más pequeños.

“Tuve problemas para cerrar la distancia y cada vez que lo intentaba, él huía como un conejo. Tuve que adaptarme porque había patadas y golpes poderosos siendo lanzados en mi contra desde un espacio en el que yo no podía responder.”

Sánchez admitió haber estado esperando que Pereira se cansara, como en sus otras peleas, sin embargo eso no sucedió.

“Estaba intentando encontrar el derribo, eso hubiera sido grandioso y estaba leyendo su energía, pero no parecía que fuera a cansarse. Entonces iba a ser muy difícil derribarlo considerando que estaba en triple desventaja. Y si le quieren agregar la edad, entonces estaba en cuádruple desventaja.”

Relacionado: Diego Sanchez defiende sus acciones y decisión al final de UFC Rio Rancho