SHARE
Adesanya Original

Tras noquear a Robert Whittaker en UFC 243, Israel Adesanya es el flamante campeón de peso medio de UFC. Siempre que tenemos un nuevo campeón es inevitable preguntarnos si su reinado será efímero o si estamos ante un potencial campeón dominante.

Con apenas un par de años dentro de UFC, Adesanya ha escalado la división a un ritmo vertiginoso. En apenas siete peleas ha logrado ceñirse el título indiscutido y establecerse como un peleador espectacular y sumamente peligroso.

Su habilidad para conectar golpes de poder y conseguir enviar oponentes a la lona ha sido clave para su éxito. Con las dos veces que logró enviar a Robert Whittaker a la lona, Adesanya suma 10 knockdowns en apenas siete peleas en UFC. Además, es sumamente preciso. Con un 51% de golpes significativos acertados, Israel ostenta la tercer mejor marca de su división. ‘The Last Stylebender’ suele repartir el blanco de sus ataques. Aunque más de la mitad (56%) de sus ataques han sido a la cabeza de sus oponentes, también suele atacar el cuerpo (26%) y las piernas (18%).

A lo anterior hay que sumarle su gran capacidad para eludir golpes. Israel ha esquivado el 66% de los golpes significativos de sus oponentes. Además pese a los cuestionamientos, ha dejado claro no tener problemas en la defensa del derribo, pues Adesanya ha evitado el 85% de los derribos de sus oponentes. Como era de esperarse en un striker por excelencia, el nigeriano no ha intentado un solo derribo en las casi dos horas que ha estado en el octágono.

Su habilidad y paciencia para escoger el momento preciso para atacar lo vuelven una auténtica amenaza. Israel ha mostrado buen mentón y disposición para recibir golpes a cambio de poder responder en la contra. De hecho, fue así como logró noquear a Robert Whittaker en UFC 243.

Parece pronto para pensar en el alcance del reinado de Israel Adesanya. Sin embargo, al menos en papel, tiene todas las herramientas para mantenerse en la cima durante un largo tiempo.