Compartir

Conor McGregor pareciera ir por la vida buscando enemigos, pero tras sus reprobables acciones en el Barclays Center quizás ya no haya espacio en su lista.

La tarde del jueves el irlandés y su equipo atacaron el camión donde se encontraba Khabib Nurmagomedov y el resto de peleadores que saldrían en la esquina roja el sábado.

Como consecuencia podría enfrentar cargos criminales, enfrentará cuantiosas demandas, pero sobre todo y más importante, podría (o quizás debería) haber sellado su retiro de UFC. Por si fuera poco, le costará mucho dinero a UFC y a las televisoras a cargo del evento.

Tres peleas han tenido que cancelarse debido al acontecimiento. La primera en anunciarse fue la de Artem Lobov vs. Alex Caceres, se canceló debido a que Lobov estuvo involucrado en el incidente.

Horas más tarde se confirmó lo que se temía, los cortes sufridos por Michael Chiesa impidieron que le dieran luz verde para competir el sábado ante Anthony Pettis.

Finalmente, el tijuanense Brandon Moreno también se quedará fuera de la jaula. Su oponente Ray Borg sufrió heridas en el ojo provocadas por el cristal de la ventana que rompió McGregor.

La pelea de Chiesa vs. Pettis deja un hueco en la cartelera estelar, mientras que Borg vs. Moreno deja incompleta la cartelera preliminar de Fight Pass.

Si de por sí Dana White ya había expresado su molestia y descontento con Conor, seguramente estas noticias no le sentarán nada bien.

Compartir