Compartir
LAS VEGAS, NV - SEPTEMBER 26: Yoel Romero of Cuba weighs in during the UFC 178 weigh-in at the MGM Grand Conference Center on September 26, 2014 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Josh Hedges/Zuffa LLC/Zuffa LLC via Getty Images)

Yoel Romero, se ha convertido en héroe y mártir en muy poco tiempo. El cubano ha trabajado fuerte para ganarse la oportunidad de disputar el título de peso medio. para nadie había dudas que para el día de hoy estuviera programado para enfrentar a Michael Bisping en UFC 213, sin embargo, le fue negada la oportunidad y otorgada al recien resucitado del retiro, Georges Saint Pierre.

Luego del anuncio y el protocolo establecido, GSP dio un paso al lado argumentando que no puede pelear en el verano, sino, hasta el otoño, lo que abrió las posibilidades una vez mas para el caribeño, pero una vez mas el destino no ayudó, ya que Bisping dice estar lastimado. Ante las evidentes peripecias, Romero decidió tomar una pelea por el título interino en contra de un peligroso Robert Whittaker, a quien dice respetar.

“Ese es el error que han cometido todos los peleadores, menospreciar a Whittaker. Tiene una fuerte pegada y talento. Yo lo respeto y sé de los que es capaz. Si no lo respeto, o no lo tomo en serio, me puede perjudicar. Desde el anuncio de la pelea, y antes me he estado preparando. Tengo buen tiempo para llegar al 100%.”

Otro de los tópicos que atendió el peleador de la división de los pesos medios, es el hecho de no estar molesto por no haber obtenido la pelea directa al título, por lo que dijo confiar en Dios.

“Yo tengo una misión y un camino que cumplir, y si este el plan de Dios, eso es lo que haré. No me importa lo que tenga que esperar. Si no me equivoco soy el primer peleador que disputa un campeonato a los 40 años, eso me motiva aun mas, el poder hacer historia. Soy al menos el primero en ir por esa pelea, en esas circunstancias. No hablo de quien lo ha portado, y regresa por él, sino de una primera vez.”

En cuanto a la lesión de Bisping, se mostró algo dudoso acerca de la veracidad de la salud del inglés, pero aseguró no cuestionará nada, y si el esta engañando a la gente, es cuestión de él y lo medios investigar si es realidad, o no.

“A mi no me importa el peleador, no me importa Bisping, no me importa el hombre, me importa el título, eso es por lo que voy. aunque debo confesar que lo disfrutaría mas si se lo quito a él.”

Finalmente, habló de la motivación para ser campeón, la cual es regresar a Cuba portando el cinturón de campeón, no importa que sea interino. Lo que quiere es cumplir a su hijo la promesa de regresar como monarca, pero sobre todo poder verle. Romero, tiene un hijo de 12 años, de quien ha estado ausente desde hace 11 años.