Compartir

Nota por Diego Alemán

El pasado mes de julio los fans de UFC fuimos sorprendidos por una noticia que seguramente nadie esperaba, la empresa cambiaría de propietarios, Zuffa vendió la mayor parte de la empresa  a WME-IMG, quienes la mayoría de seguidores del deporte desconocían. Desde ese día surgió la incertidumbre que en las últimas horas se ha vuelto aún mayor ante el despido de altos mandos y buena cantidad de empleados.

Y aunque el futuro todavía es incierto, cambios de esa magnitud solo pueden significar una cosa, estamos ante una nueva era del UFC. Puede que a la gente le guste o puede ser que nos sorprendan, las posibilidades son infinitas pero la extraña naturaleza de estos movimientos nos tiene a todos con más de una duda.

El despido que más afecta al público latinoamericano es sin dudas el de Jaime Pollack, quien logró grandes aportes para nuestra región tales como el programa de desarrollo de talento del que fue pieza clave, así como también el canal UFC Network que ofrece una gran variedad de contenidos para los fanáticos del deporte. Todo esto se ve complicado de superar y no se vislumbra ningún candidato capaz de seguir con el legado de Jaime.

Así como Pollack; Garry Cook, Ken Berger, Dave Sholler y una larga lista de personas que aportaron mucho a la promoción han sido cesados y hasta el momento no tenemos idea de quién puede tomar sus puestos. Las modificaciones han sido hechas en muchos sectores de todas partes del mundo y seguimos a la espera de un comunicado que nos informe sobre el porvenir de la organización.

Es notorio que grandes cambios están por venir y parece que en WME-IMG tienen una estrategia que pronto será dada a conocer, o eso esperamos…