Compartir

Tony Ferguson en contra de Khabib Nurmagomedov, parece estar marcad por el; destino, por una maldición o quizás una fuerza cósmica que impide su realización.

La tarde del domingo 1 de abril, se dio a conocer por el mismo Dana White, sobre una lesión en la rodilla de Ferguson, una lesión tan definitiva como para que este no pueda estar en la jaula el 7 de abril en UFC 223 disputando el cetro absoluto de peso ligero.

Esta es la cuarta ocasión en la que se cancela un combate entre estos dos peladores, lo que le otorga el estatus de “Pelea Maldita”.

Tony Ferguson, ante la frustración emitió un mensaje en Instagram en el que externa su sentir y explica el incidente que le margina de un combate tan esperado.

Las palabras no pueden explicar lo herido, frustrado, enojado y decepcionado que me encuentro ahora.

Mientras me encontraba realizando mis obligaciones con los medios de comunicación el pasado viernes, en el estudio de televisión me rasgue el ligamento de la rodilla. El doctor de UFC y el mío me dijeron que no puedo pelear, y otro, dice que necesito cirugía, así que veré un especialista para determinar cual será el paso a seguir, recuperarme y regresar a defender el título lo mas pronto posible.

Quiero pedir una disculpa Khabib y a todo su equipo, mis compañeros, coaches y ene special a mi familia y amigos.

Felices Pascuas para todos, y aunque así quisiera esto no es una famoso broma de abril, es una pesadilla. Buena salud y bendiciones para todos.

No sabemos si el futuro de esta pelea quedará frustrado para siempre, o se intentará de nuevo en el futuro. Un combate de gran expectativa, que tenía a mas de uno con una gran emoción, pero que en la víspera se queda solo en eso, en un intento.

Compartir