Compartir

Tony Ferguson hizo buenos los pronósticos y derrotó a Kevin Lee por la vía de la sumisión en el tercer asalto en UFC 216 el pasado 7 de octubre, para convertirse en el nuevo campeón interino en la división de peso ligero.

Ferguson, completó 10 peleas consecutivas sin conocer la derrota y ahora corona con la hazaña portando el cinturón que en teoría le da el acceso directo al título absoluto que ostenta Conor McGregor.

Tras conseguir un récord de 24-3, Ferguson comenzó la campaña por conseguir esa pelea ante el irlandés. Sobre el octágono muy a su estilo hizo un a llamado a McGregor, ya que además de querer obtener el oro, sabe que este combate sería el mas lucrativo de su historia.

Cucuy, se muestra confiado y seguro de ganar, y dijo que ante Lee se reservó y no sacó todo su arsenal.

“Me reservé mi mejor arsenal para Conor. No quise mostrar todo en contra de Lee. Él solo fue un puente para llegar a mi objetivo.”

Tanto Lee como Ferguson se conocían bien, ya que ambos lucharon para Grand Valley State College en Allendale, Mich. Otra aspecto que dejó claro Ferguson, es que nunca dudo en que le diera el peso el viernes por la mañana.

El nuevo campeón interino ligero, dijo que ahora que es el monarca, McGregor solo tiene dos opciones, defender el título o entregar el cinturón. Sea cual sea la decisión, todo estará bien.

“Lo cargo si es necesario. Lo he hecho con tipos de su mismo tamaño. McGregor va a correr como Katsunori Kikuno. Lo llevaré al piso y lo acabaré con un D’Arce choke o con cualquier otro.”

“No representa ninguna amenaza para mi. Está asustado. Nunca ha mencionado mi nombre nu una sola vez. Llevó 10 victorias seguidas. Soy el campeón interino.”