Compartir

Tim Kennedy, veterano de Strikeforce y UFC anunció este martes su retiro oficial de las MMA. Tim se marcha con un récord de 18-6, teniendo en su haber victorias ante rivales del calibre de Michael Bisping y Robbie Lawler. Kennedy compartió el siguiente mensaje en su página de Facebook.

Sentado en la sala de emergencias del hospital Saint Michael de Toronto, Canadá después de mi pelea, volteé a ver a mi amigo Nick Palmisciano que viajó en la ambulancia conmigo. No era la primera vez que estábamos en esta situación. Había estado aquí algunas veces en la última década que hemos compartido. A veces por victorias, a veces por derrotas. El resultado siempre era el mismo: Nick cargando cinco bolsas que deberían haberse repartido entre mis tres esquinas y yo con la cara ensangrentada e hinchada. “Hasta aquí, hombre,” le dije. “Ya terminamos.”

Lo habíamos hablado durante los últimos años. Ya había hablado con Nick, mi esposa Ginger y con Greg Jackson y Brandon Gibson sobre el inevitable final. Sin importar lo duro que entrenara, sabía que este viaje no iba a durar para siempre. Pero decirlo en voz alta me trajo tanto tristeza porque se haya terminado este capítulo, como un enorme alivio porque sea una decisión que pude tomar sin tener que preocuparme por mantener a mi familia.

Acababa de perder ante Kelvin Gastelum, un peleador joven muy respetable y trabajador que salió e hizo todas las cosas en las que yo me considero bueno, pero las hizo mejor que yo. De hecho me recordó a mí mismo cuando era joven, excepto que yo era un cretino en aquel entonces. En cuanto a derrotas, me dio un poco de gusto haber perdido ante un tipo como él.

Muchos de mis entrenadores, amigos y fans inmediatamente trataron de levantarme el ánimo. “Kelvin tiene las habilidades apropiadas para vencerte y era tu primera pelea de regreso.” “Estabas oxidado”. “Sigues siendo un top 10 de peso medio.” Les agradecí sus comentarios y no creo que se equivoquen. Sé que sigo siendo un buen peleador. Sé que estuve fuera un tiempo. Pero ellos no sintieron lo que yo sentí, tener 37. Me sentí en cámara lenta toda la pelea. Me sentí cansado en una pelea por primera vez en mi vida. Soy el tipo que alguna vez se graduó de la Escuela de Rangers -un lugar que te hace pasar hambre y no te deja dormir por más de dos más- y aceptó una pelea seis días después en la IFL y ganó. Soy el tipo que siempre está en forma. Y lo estaba para esta pelea. Pero ya no era yo mismo. Mi cerebro sabía lo que tenía que hacer pero mi cuerpo no respondió. He visto a otros peleadores llegar aquí. He visto a otros peleadores fingir que no han llegado aquí. No seré uno de ellos.

Quiero agradecer a la comunidad militar por su apoyo. Nunca podré explicarles cuánto me motivaron y cuánto traté siempre de que estuvieran orgullosos. He sido peleador profesional por dos décadas, pero no hubo momento más grande para mí que ganar el evento principal de Fight for the Troops 3. Ustedes me hicieron invencible esa noche. Seguiré peleando por todos ustedes hasta el día en que me muera.

tim-kennedy-ufc-fight-night-31

Quiero darle las gracias a todos mis entrenadores, desde los viejos días con John Hackleman y Chuck Liddell, a todos mis amigos en la milicia que entrenaron conmigo mientras estaba de servicio, a Greg Jackson, Mike Winkeljohn y Brandon Gibson ahora. Que todos ustedes me consideraran digno de invertir en mí su tiempo significa más de lo que puedan saber.

Quiero darle las gracias a todos mis oponentes. El hierro se afila con hierro y cada gran victoria o devastadora derrota ocurrió porque hubo alguien que entrenó fuerte y tuvo el valor para enfrentarme dentro de la jaula. Quiero resaltar a algunos en particular: Luke Rockhold y Jacare, ustedes me dieron dos batallas intensas que exigieron todo de mí. Ambos me hicieron mejor y espero haber hecho lo mismo por ustedes. Espero que ambos sigan guardando ese resentimiento de Strikeforce y regresen a la cima. Robbie Lawler, me pegaste más duro que cualquier otro. Es en serio, de verdad me dolió. Roger Gracie, mi entrenamiento para enfrentarte me recodó que amo el gi. Gracias por eso. Rafael Natal, se necesitaron muchas agallas para aceptar la pelea de Fight for the Troops. Siempre te estaré agradecido por eso y te alentaré cada vez que pelees. Michael Bisping, nunca tuve más ganas de ganarle a alguien que las que tenía de vencerte, y eso me motivó a sacar la mejor versión de mí mismo. La mejor de las suertes en el futuro, campeón.Kennedy Bisping

Finalmente para mi esposa: No te merezco y tú no te mereces por lo que te he hecho pasar. Podría mentirte y decirte que ya se acabó, pero ambos sabemos que ya encontré otra cosa igual de peligrosa para ocupar mi tiempo, así que por ahora dejémoslo en “gracias y perdón”.

Para todos ustedes peleadores, no me voy a ningún lado. Amo pelear y siempre tendré el corazón de un peleador. Estoy comprometido a hacer crecer nuestro deporte y a cuidar a quienes forman parte de él. A pesar de lo triste que es para mí retirarme, lo único más triste sería seguir porque no tuviera otra elección para mantener a mi familia. Algún día los Kelvin Gastelum y los Yair Rodriguez y las Paige VanZant estarán sentados en sus respectivas salas de emergencia con sus respectivos Nick hablando sobre haber llegado al final del camino. Y cuando ese día llegue quiero asegurarme de que su futuro esté asegurado.

Los amo, gracias por escuchar. Y sobre todo gracias por darme la oportunidad de haber hecho lo que amo por todos estos años.

Conmovedoras palabras de un gran competidor, pero sobre todo un hombre de valores y principios claros. Siempre respetuoso de sus oponentes y comprometido a pelear por el futuro de los peleadores de artes marciales mixtas.

Sin lugar a dudas extrañaremos a Tim Kennedy.

@SVinales

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta