Compartir

Stephen Thompson, se quedó corto por segunda vez consecutiva en su intento de quedarse con el título de peso welter en poder de Tyron Woodley, en pelea realizada en UFC 209, el 4 de marzo en el T-Mobil Arena. Thompson, perdió vía decisión mayoritaria, en un combate que ante su óptica, ganó 3 asaltos a 2.

Una pelea para el análisis, resultado de la limitada actividad por parte de ambos welter. A consecuencia de los esporádicos ataques, la inconformidad del público se hizo sentir durante gran parte del combate, es decir, los abucheos a ritmo de cánticos a cargo de respetable inundaron la arena.

Ninguno de los peleadores se sintió ofendido por esta razón, al contrario, en su defensa argumentaron que la táctica era primordial en este combate debido a la similitud en los estilos de pelea. Thompson, agregó que la integridad de su persona esta en juego y es primero en cada pelea, por lo que a veces se sacrifica espectáculo por seguridad.

“Los fans, ellos pagan por un show, y uno tiene que poner el show, pero también tenemos que pensar en nuestra seguridad. Un golpe puede acabar con tu carrera, tu sabes.”

“En realidad no me molestan los abucheos, para nada. Sé que tengo un trabajo que hacer allá afuera. Mi cometido era evitar los golpes. Si el publico abuchea, pues abuchean. Al final del día ellos no son los que están ahí afuera peleando.”

Thompson de 34 años, no descarta en un futuro la trilogía en contra de Woodley. Está consciente de que los caminos se pueden cruzar nuevamente. Mientras tanto piensa tomar un descanso, ya que han sido mas de 19 años peleando sin tomar descansos. Un vez terminado el asueto espera regresar al trabajo y determinar su futuro dentro de la jaula.

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta