Compartir

UFC se traslada este domingo 19 a Halifax, Nueva Escocia, en Canadá y la pelea estelar será protagonizada por Derrick Lewis y Travis Browne. Esta será la segunda ocasión que la promoción llega a Nueva Escocia.

El choque de estos pesos completos es de un gran nivel, aunque los pronósticos podrían estar en favor del tremendo noqueador Lewis (17-4) quien llega a este pleito con una racha de cinco victorias en fila, en una división que se ha caracterizado por la inconsistencia en sus peleadores.

Un claro ejemplo de ello es el peleador hawaiano Browne, quien hace unos años se perfilaba como un gran contendiente en los pesos completos pero hoy en día acumula dos derrotas al hilo y un descalabro más, lo pondría muy cerca de ser cortado por UFC.

Mientras Lewis tiene un juego de pelea limitado, al buscar un golpe que liquide la pelea y no se le ha visto con buen desempeño a ras de lona. El poder que tiene en sus manos es de temer en esta división que se caracteriza por el nocaut.

Travis Browne realizó cosas interesantes en la empresa, pero ahora su carrera se encuentra en una claro bache del cual tiene que salir sí o sí, una derrota frente al poderoso Lewis comprometerían su situación en la empresa. Una victoria más que obligada es el único camino para “Hapa”.

Sacar ventaja de su alcance y movilidad son las claves de Browne en esta pelea, para poder medir y empezar a desesperar a su adversario. Una tarea que se dice fácil  pero tener a un toro como Lewis enfrente es una empresa complicada.