Compartir

Cuando Jerome-Max Holloway comenzaba su carrera profesional, por el año 2011, Jose Aldo se perfilaba como el amo y señor de las 145 libras. Desde muy temprano, Holloway daba signos de grandeza. Durante 1,848 días el brasileño estuvo al mando de la división pluma de UFC, hasta que un irlandés se hizo cargo de la escena.

Mientras tanto, en la esquina de Holloway ya vislumbraban el ascenso. Desde el año 2014 comenzó todo para el hawaiano y su hora de gloria llegaría después de una racha de 9 victorias sin derrota; fue ante Anthony Pettis, a quien derrotó magistralmente, cuando logró hacerse del cinturón interino de UFC en las 145 libras.

Luego de ratificar su nivel al vencer en dos ocasiones al histórico Jose Aldo en al año 2017, a Max le ha llegado una nueva oportunidad para mostrarle al mundo la grandeza de su reinado.

Y el reto es mayúsculo, ya que Brian Ortega es un peleador que ha demostrado tener las cualidades, credenciales y el nivel para llegar a lo más alto de la cima. Invicto en 14 peleas como profesional, Ortega ha dado cuenta de varios de los nombres más respetados y peligrosos en las 145 libras.

Entre Holloway y Ortega suman 8 bonos de la noche ya sea por KO o desempeño: sabemos que hay magia y espectáculo en las manos de estos dos peleadores.

Max, de 27 años (justo hoy celebra su cumpleaños), ha demostrado una capacidad impresionante en la pelea de pie. Es una máquina de tirar golpes con técnica y poder, improvisa y es elusivo en sus combates. Pero en el suelo se le ha visto desenvolverse con gran astucia y no desconoce las sumisiones.

Hablar de Brian Ortega es describir a un peleador comprometido y con cualidades fuera de serie. Su nivel de jiu-jitsu está por arriba del nivel promedio de la división, pero con las manos también sabe hablar y lo hace con certeza. En sus 6 combate más recientes, para ser más claros, tiene 3 sumisiones y 3 victorias por KO o TKO.

El enfrentamiento luce mas que emocionante. Ambos jóvenes, que son una realidad del deporte, han subido a la cúspide luego de trabajar constantemente, acompañados siempre de sus habilidades que están de manifiesto y que nadie puede negar.

El sábado veremos una de las peleas de mayor nivel en los últimos tiempos dentro de los pesos pluma de UFC. Un campeón como Max Holloway que si bien ha estado fuera por un año, sabe bien cuál es su papel dentro de la jaula, frente a un retador con las credenciales comprobadas como Brian Ortega, que luce decidido para dar lo mejor de sí.

Una pelea de élite, con todas sus letras, de esas que merecen los aficionados y los amantes del deporte. Veremos quién es el mejor.