Compartir

No hay nada mejor en el deporte que una pelea de pronósticos reservados y tal parece que la estelar de UFC 212 es una de estas peleas, lo que la convierte en una batalla que se antoja por demás emocionante.

Jose Aldo y Max Holloway se medirán en el octágono para unificar el título peso pluma de UFC, el próximo sábado en una auténtica pelea de poder a poder, de dos peleadores con una técnica depurada, que promete enormidades por el potencial y las credenciales que nos han mostrado ambos atletas a lo largo de sus carreras.

El actual campeón de los pesos pluma, Jose Aldo, estuvo mucho tiempo en lo más alto del ranking de los mejores peleadores libra por libra, avasallando adversarios a diestra y siniestra, hasta que Conor McGregor lo detuvo en cuestión de segundos para quitarle la corona de las 145 libras.

El joven Holloway (campeón interino de la división) también cayó ante Conor, hace casi 4 años, pero desde ese momento a la fecha, el orgullo Hawaiano ha acumulado diez victorias ante peleadores del más alto calibre, pero lo mejor de este gran atleta es que su evolución se nota con claridad pelea tras pelea.

Hay que apuntar que el mayor alcance siempre es una ventaja cuando un peleador sabe aplicarlo con maestría. Y Holloway puede presumir de ambas cosas, pero ante su rapidez y buenas hechuras en la pelea de pie se topará con el poderoso pateo del brasileño, además de su buena pegada en ambas manos.

Podemos adelantar que será muy difícil ver una pelea en el suelo, ya que ambos se sienten mejor en la pelea de pie y logran imponer su ritmo y estrategia. A pesar de esta premisa, el beneficio de la duda se lo lleva el hawaiano, porque de sus diez últimas victorias, dos han sido por la vía de la sumisión y lo hemo visto con buena fluidez a ras de lona.

Por un lado, Aldo es un temible peleador que maneja como pocos el Muay Thai, con sus combinaciones de golpes, patadas y en ocasiones rodillas voladoras. A su vez, Holloway es un peleador que además de su agilidad tiene mucha resistencia, creatividad e inteligencia, tres cualidades que pocos peleadores de la élite tienen en estos días.

En su primetime, Aldo no aguantó los puños de McGregor y fue noqueado por el irlandés. En cambio, cuando Holloway recién se hacía de su propio nombre en UFC, batalló tres rounds completos frente a Conor sin ser finalizado. Pequeños pero significativos detalles que nunca debemos perder de vista.

El nivel de ambos peleadores está más que probado y los ingredientes para que sea una guerra están puestos en la mesa. Solo resta que tanto Aldo como Holloway salgan en su mejor versión y el espectáculo está garantizado.

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta