Compartir

El campeón interino de peso medio el australiano Robert Whittaker, dio a conocer que sufre de una lesión de segundo grado en el ligamento de la rodilla izquierda, esto tras la pela que sostuvo en contra de Yoel Romero en UFC 213. Lo anterior lo dijo a el periódico Australiano Daily Telegraph.

De acuerdo a dicho reporte, Whittaker estaría fuera al menos hasta el 2018, para sanar esa lesión y otras que ha tendido a lo largo del camino, por lo que no dio un a fecha especifica para regresar.

El campeón interino, confesó que es una lesión seria y que dolió bastante cuando se generó en el primer asalto en contra de Romero.

“Los doctores piensan que es el fin del mundo, cierto? Si fuera por ellos, estuviera en silla de ruedas (broma).”

 

“Tengo mucha suerte de tener a un doctor como Andrew McDonald, es muy reconocido. Sabe mucho de lesiones deportivas, y conoce bien a los atletas.”

“No es realmente mi trabajo entender de que se trata la lesión, lo único que puedo decir es que es una lesión seria de segundo grado…y dolió mucho en su momento.”

Esta situación podría abrir la oportunidad para que Romero sea el rival de Michael Bisping a pesar de su derrota con Whittaker, algo que no molesta a el peleador de 26 años, mientras el se recupera.

“No me molesta en lo absoluto, no me preocupo de otros peleadores. Eso me ha servido antes.”

En la misma entrevista, Whittaker dijo que unas semanas antes había sufrido un esguince en la misma rodilla previo al combate, pero se sentía en condiciones de pelear.