Compartir

En los últimos días se ha hablado mucho de un nuevo chico en el bloque, de una nueva sangre que pretende iluminar con luz propia la división de los pesos gallo, él es Cody Garbrandt, quien tiene 24 años, es proveniente de Ohio, Estados Unidos, y viene de una impresionante victoria por la vía del cloroformo, en contra de otro artista del nocaut, Thomas Almeida.

Cody, cuenta con un muy valioso record de 9 – 0, de las cuales 8 han sido por KO, 6 de ellas en el primer asalto, 1 en el segundo y otra en el tercero. Cuenta con una sola decisión unánime. Vale mencionar que su record de amateur, refleja sus manos potentes y frialdad a la hora de soltar los puños, con marca de 6 – 2. También hay que decir que en una de las derrotas fue mandado a dormir.

Gracias a esto y a su última actuación, ha robado todas las miradas, proyectándose como futuro campeón, y se dice ser quien destruirá a todo el que se le ponga en el camino, para adueñarse de los pesos gallo.

Pero, ¿hasta donde se están prendiendo las alarmas del resto de la división de las 135 libras?

¿Hasta dónde puede llegar un joven que aún le falta madurar en varios departamentos de combate?

¿Hasta donde llega un peleador que apenas cruza el top 10 de la categoría?

Sí, su record es impresionante e importante, pero de los nombres que aparecen en su palmarés, ¿quién es digno de destacar además de Almeida?

Nadie niega el poder de puños que posee, pero eso no es suficiente en las MMA y tampoco cuando te enfrentas a tipos más y mejor experimentados y corriosos que tú. Cuando alguien maneja mejor la lona, y sabe esperar el momento correcto de atacar y dejarse atacar. Cuando un peleador, es sereno y permite que el oponente haga su juego, para descubrir esos huecos vulnerables que lo hacen débil. ¿Que hará?

Habrá que recordar que el mexicano Henry Briones, lo llevó a la distancia, le metió el jab de izquierda muy fácilmente en repetidas ocasiones durante el primer y segundo asalto. Le dio una buena pelea y lo puso a prueba, un tipo con mayor experiencia y colmillo que bien le pudo haber sacado un empate o decisión dividida.

20150710054529_1DX_9513

Con los pocos nombres reconocibles dentro de su historial, Garbrandt no puede presumir sus hazañas ante tipos como Rafael Assuncao, Urijah Faber, T.J Dillashaw o el mismo campeón Dominick Cruz. Hombres que son más completos y que saben manejar cada minuto y lapso de un combate.

Podemos hacer un recuento de algunos peleadores que parecían invencibles, pero que cayeron en peleas clave, dejando al desnudo sus carencias, huecos y falta de experiencia. El mismo Conor McGregor que no supo cerrar una pelea en contra de un mañoso Nate DiazBen Rothwell quien mostró que solo sabe soltar bombas y punto, cuando se enfrentó a un experto en boxeo como Junior Dos Santos; o qué podemos hablar de lo que sucedió con Renan Barao que tras verse superado por Dillashaw no ha vuelto a ser el mismo demoledor que solía ser.

El verdadero Cody Garbrandt, lo veremos cuando enfrente a un top 5, a un hombre con mayor experiencia que él, que tenga la inteligencia de manejar a un peleador inmaduro que piensa que solo con puños se resuelven las peleas de MMA.

Lo anterior es pensando que si el tipo se duerme en sus laureles y no mejora el resto de los departamentos de lucha. Pero si es inteligente y los entrenadores que lo rodean le abren los ojos antes de que caiga en un bache que a la postre se convierta en un lastre que lo estanque, entonces sí estaremos ante un potencial candidato al título de peso gallo.

Porque ante los ojos del que escribe, tiene mucho aún que demostrar para poder ser considerado un consagrado en la división de los pesos gallo, y ojo, no porque no crea en él, sino, simplemente porque no me impresiona su récord y cuando lo vea derrotar a un tipo de mayor experiencia entonces mi atención será captada por completo.

Así que es buen momento de colgarle un par de bloques en los pies, antes de que se eleve un globo que puede ser fácilmente reventado, un día cualquiera.

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta