Compartir

El combate estelar de UFC 217 vestía de gala el Madison Square Garden para el regreso más esperado de las MMA. El campeón más dominante en la historia de peso welter de UFC, Georges St-Pierre hacía su regreso tras casi 4 años de inactividad. El reto era debutar en peso medio y arrebatarle el cinturón al campeón Michael Bisping.

Crónica de Combate:

Round 1:
Tras un minuto de estudio por fin intercambian y GSP conecta un volado de derecha. St-Pierre busca la ofensiva y atina un par de golpes sólidos. A falta de un minuto en el primer asalto, el canadiense intenta su primer derribo y lo consigue con facilidad. 30 segundos después vuelven a la vertical y GSP cierra fuerte con uno de sus ataques clásicos, un ‘Superman Punch’ de izquierda que pone a temblar las piernas del campeón. Sigue a la ofensiva y roza la cabeza de Bisping con una patada para culminar un vistoso primer episodio.

Round 2:
El segundo round comienza lento, ambos peleadores se ven tímidos a la ofensiva. Después de un par de minutos el campeón hace recular a GSP con un buen derechazo al rostro. Como si fuera 2012, GSP lanza un jab para preparar el derribo y lo consigue sin problemas. La diferencia es el tamaño del británico quien consigue recuperar la vertical con relativa facilidad. El campeón busca cerrar fuerte con un par de patadas a la cabeza pero el retador logra defenderlas.

Round 3:
En el tercer round GSP va de inmediato por el derribo y una vez más lo consigue. Intenta trabajar desde arriba pero Bisping lo recibe con certeros codazos que cortan al canadiense. GSP mantiene la posición dominante pero no logra hacer mucho, por el contrario es Bisping quien parece hacer más daño. Vuelven a la vertical y GSP presenta un par de cortes y sangra profusamente. Un zurdazo del canadiense sorprende a Bisping y lo manda a la lona. GSP aprovecha el momento y lo castiga con codazos buscando terminar la pelea. El campeón se revuelve ante el castigo bajo la mirada de John McCarthy. En su intento de escapar cede la espalda y GSP aprovecha para encajar un mata león. Bisping se rehúsa a rendirse y cae desmayado, cediendo así el título a la leyenda en su regreso.

“No tengo palabras, es un sueño hecho realidad. Muchas gracias por todo su apoyo. Me lastimó un par de veces, traté de ocultarlo pero no me gustaría pelear contra él de nuevo.”