Compartir

Georges St-Pierre sigue sin tener clara su fecha para volver al octágono y ahora parece que ni siquiera tiene rival. Sin embargo hay algo que el canadiense sí tiene muy claro: en cuanto pierda una pelea, será momento de colgar los guantes y dejar el camino libre para la siguiente generación.

En una entrevista para The MMA Hour, GSP habló sobre sus opciones tras el anuncio de la pelea por el título interino de peso medio entre Yoel Romero y Robert Whittaker. Si bien, no conseguir la pelea ante Bisping sería un duro golpe para sus planes, no impediría su regreso.

“Necesito hablar con UFC y ver qué va a pasar. Siempre he dicho que si regreso necesita ser una pelea que me emocione, una pelea que me pueda elevar, así que habrá que ver. Las cosas cambian rápido en las MMA, tengo 36 años, necesito hacer mi jugada rápido. Lo que sí te puedo asegurar es que estoy a una derrota del retiro definitivo. Si regreso y pierdo, se acabó para mí.”

La declaración tomó por sorpresa a más de uno. Sin embargo GSP mostró confianza en que esa derrota no llegará pronto.

“Lo he visto en muchos peleadores, no quiero ser un costal para la gente joven. No creo que vaya a perder. Siento que estoy en mi mejor momento, mis entrenadores también. Yo sé que si regreso es porque creo que soy una mucho mejor versión que antes y quiero reescribir la historia. Pero si en el camino pierdo, cedo la antorcha, se acabó. Se termina todo.”

Tras estas declaraciones, GSP sabe que se pone mucha presión a sí mismo, pero a la vez se tiene absoluta confianza.

“Es mucha presión, por eso pelearé en mi mejor forma. Peleo mejor cuando no hay mañana. Miren mi récord, habla por sí solo. No pierdo muy a menudo, así que podría pasar mucho tiempo antes de mi retiro.”