Compartir

El campeón de peso semi completo de UFC, Daniel Cormier vivió momentos gloriosos el pasado 20 de enero al derrotar a Volkan Oezdemir y confirmar su estatus como campeón absoluto.

Sin embargo, las mieles de la victoria no nublan el juicio de Cormier. A sus casi 39 años, sabe que el final de su carrera -digna del Salón de la Fama, está cerca.

“En marzo me quedarán 12 meses cuando mucho. Voy a estar retirado para el 20 de marzo de 2019”

Para Cormier el panorama está muy claro, la familia es primero y al cumplir 40 se convertirá en su única prioridad.

“Me voy a retirar a los 40. No habrá medias tintas, nada de quedarme hasta que consiga la pelea indicada para irme. A los 40 dejaré de hacer esto para siempre. He vivido una gran vida en los deportes y he amado cada momento de ella. Mi familia ha girado en torno a los deportes, no solo mi esposa y mis hijos, también mis papás. He sido el centro del universo deportivo de la familia y es hora de que eso cambie, ha llegado el turno de Daniel y Marquita (sus hijos). Es hora de que centremos nuestra atención en ellos. Quiero ser uno de esos padres locos que se la pasa gritando en las tribunas y que siempre alardea sobre sus hijos.”

Cormier sabe cuándo va a retirarse, lo que no sabe -ni le preocupa, es a quiénes podría enfrentar mientras llega el momento de colgar los guantes. De hecho, asegura que no le importa.

“No visualizo un escenario perfecto, porque si comienzo a pensar en que sería genial vencer a Gustafsson en julio y a Jones en diciembre, entonces se trata de ellos, y no es así. Se trata de mí, es mi historia. No me importa a quién enfrente durante los próximos 14 meses. Será quien lo merezca. Mi legado, mi carrera, no están ligados a vencer de manera más convincente a Gustafsson, o finalmente derrotar a Jon Jones. Ya nada de eso me importa. Se trata de mí y lo que yo haga.”