Compartir

La pelea estelar de UFC Fight Night 120 celebrada en Norfolk, Virginia, podría fácilmente colarse entre las nominadas a Pelea del Año. Dustin Poirier y Anthony Pettis hicieron gala de técnica de alto nivel tanto en la pelea de pie como a ras de lona. Una batalla sangrienta que terminó de manera inesperada pero con un justo vencedor.

Crónica de Combate:

Round 1:

Pettis iniciaba con pateo evitando que Poirier cerrara la distancia. Una rodilla voladora hacía retroceder a Poirier e instantes después buscaba un derribo para cambiar la dinámica de la pelea. Pettis intentaba una guillotina que preocupaba a Dustin y de ahí hacía la transición buscando una kimura pero no prosperaba. Poirier controlaba la posición pero Anthony sorprendía con una raspada y revertía el momento. Volvían a la vertical e intercambiaban puños con valentía. Ambos se hacían daño pero el rostro de Pettis mostraba mayores estragos. Subían el voltaje y el ex campeón parecía estar a punto de caer justo cuando se terminaba el asalto.

Round 2:

Pettis buscaba la distancia pero una vez más Poirier conseguía el derribo al inicio del asalto. Pettis conseguía un triángulo desde abajo pero Poirier lograba salir del peligro en un par de ocasiones. Momentos después le tomaba la espalda y seguía castigando el rostro de un sangrante Pettis que se negaba a sucumbir. Lograba revertir la posición y asestar codazos a Dustin. La batalla se torna sangrienta y mientras Pettis buscaba tomar la espalda Poirier se escabulle y retoma posición dominante. ¡Vaya técnica de ambos guerreros! Como si fuera repetición, sucede lo mismo y continúa el espectáculo. De repente el réferi interviene para pedir una revisión médica al corte de Pettis. Los regresa a la posición y Poirier continúa entrando y saliendo del triángulo pero está jugando con fuego.

Round 3:

Intercambian de pie y de nuevo Poirier va por el derribo. Pettis defiende contra la malla y busca una llave al brazo mientras Poirier busca su espalda. Cierra el triángulo y coquetea con el mata león, pero Pettis defiende con desesperación, en un intento por salir, Anthony se gira y la fuerza del triángulo de Poirier lastima severamente su costilla y lo forza a rendirse.

“Me siento muy bien. He vencido a dos ex campeones de manera consecutiva. La palabrería no es lo mío, yo no soy de esos, yo hablo dentro de la jaula. No voy a pedir una pelea, te voy a decir lo que va a pasar, voy a pelear contra el ganador de Alvarez vs. Gaethje y de ahí voy a pelear por el cinturón.”