Compartir

 

David Branch tenía grandes expectativas de cara a su combate ante Luke Rockhold. De hecho, inició muy bien, sorprendió a Rockhold y poniéndolo en aprietos en el primer round. Los tres jueces le dieron ese round, sin embargo para el segundo las cosas cambiaron y el combate terminó con Branch rindiéndose ante los golpes del ex campeón. 

La decisión de Branch generó críticas por parte del gremio. No es común ver a un peleador rendirse ante golpes, pero David asegura tener una explicación lógica para sus actos. 

“Estaba atrapado en una posición de la que no podía escapar. Traté de aguantar tanto castigo como pude, pero decidí dejar la pelea para otro día y volver con más fuerza. No me rendí fácilmente, aguanté tanto castigo como pude, fueron muchos golpes.”

Quizás no sea una explicación muy convincente para muchos, pero lo es para el veterano ex campeón de WSOF, quien días antes ya había hablado de su estrategia de pelear conservador para extender su carrera. Aunque también había asegurado que saldría a darlo todo ante Rockhold, tal vez por eso es que hayan surgido tantas críticas por su desempeño del pasado sábado. 

“Aprendí mucho. Creo que por no haber perdido en casi seis años, la victoria me derrotó. Me sentí demasiado cómodo, ganando todo el tiempo y perdiendo ese temor de perder. Ahora lo tengo de nuevo, de la misma forma que él lo tuvo esa noche. Cuando vuelva a la jaula estaré muy hambriento de ganar.”

¿Qué te pareció la decisión de Branch de rendirse y preservar su salud para un pronto regreso?

 

Compartir