Compartir

El actual campeón de peso semi completo de UFC, Daniel Cormier, no puede esconder la forma en la que recuperó el cinturón, lo que sí puede hacer es dejarlo atrás y planea hacerlo con una victoria contundente ante Volkan Oezdemir en UFC 220.

Si bien Cormier ostenta el cinturón, es por todos sabido que fue noqueado en su última pelea ante Jon Jones en UFC 214. Esto hace que el campeón no se sienta realmente como el mejor del mundo actualmente, pero sabe que lo único que puede hacer es ganar su próxima pelea y confirmarlo.

“Cuando me hacen estas preguntas es difícil no ser quien soy. Siempre diré que el 29 de julio estuve en el octágono y sé lo que pasó. No me escondo del resultado, sé lo que pasó y perdí la pelea. Esa es mi realidad. ¿Pero que hago cuando pierdo una pelea? Me levanto, me sacudo el polvo y regreso a trabajar. Eso es lo único que puedo hacer.”

El campeón de las 205 libras fue más allá y confesó sentirse un tanto incómodo por la situación. Afortunadamente sabe que la solución estará al alcance de su mano el próximo 20 de enero en UFC 220.

“Siento que después de la pelea hay un hedor, un apeste sobre mí por una mala pelea, un mal resultado, un mal todo. Tengo que corregir eso, no solo venciendo a Volkan Oezdemir, sino realmente dominándolo y destruyéndolo. Lo voy a destruir el 20 de enero. Esa es la única forma en la que puedo sentirme mejor, siendo tan competitivo como soy.”

El campeón estará buscando su tercera defensa del cinturón -la primera de este nuevo reinado como campeón de la división.