Compartir

La cartelera de UFC 213 sufrió un par de cambios el pasado martes. Tras las demoras de Georges St-Pierre para volver al octágono, y los problemas físicos de Michael Bisping, Dana White anunció que Yoel Romero y Robert Whittaker se enfrentarán en el combate co estelar y pelearán por el título interino de peso medio el próximo 8 de julio en Las Vegas.

Por si fuera poco, la pelea titular de peso gallo entre Cody Garbrandt y TJ Dillashaw ha sido oficialmente cancelada debido a los problemas en la espalda del campeón.

Todo esto significa que el combate estelar de UFC 213 será la pelea por el cinturón gallo femenil entre la campeona Amanda Nunes y la retadora Valentina Shevchenko.

Finalmente, el efecto dominó de los acontecimientos recientes significa que Dillashaw no tiene oponente y no tiene sentido que enfrente a alguien más en 135 libras, pues tiene completamente merecido el sitio como contendiente. La idea de Dana White es darle a TJ la oportunidad de enfrentar a Demetrious Johnson por el título de peso mosca.

Esto último sigue siendo solo un deseo del presidente de UFC, pero de concretarse, la intención sería que el combate se llevara a cabo en algún momento durante el mes de agosto.