Compartir

Michael Chiesa fue uno de los afectados en aquella escena en que Conor McGregor lanza un “diablito” contra el autobus que transportaba a peleadores de UFC 223 en Brooklyn. tras el impacto en una de las ventanas los añicos lesionaron a varios peleadores entre ellos a Chiesa.

En aquella ocasión en el mes de abril, Chiesa iba a enfrentar a Anthony Pettis, combate que se frustró a tan solo 48 horas del evento.

Luego de los hechos, Chiesa decidió entablar una demanda en contra de Conor, sin embargo, com consecuencia Michael dice estar recibiendo amenazas por parte de fanáticos que no entienden la situación, al mismo tiempo, estas amenazas han afectado a su familia y amigos.

“No puedo hablar mucho sobre el tema, no puedo profundizar. Pero no la he pasado nada bien. Incluso mi Madre y mi novia han recibido comentarios negativos. Ellas no tienen nada que ver en esto, y es una pena. Mi Madre es una mujer sensible y hago todo lo que puedo por protegerla. Cuando me dice de los insultos que recibe, la verdad que es una pena, me da verguenza.

Pueden decir lo que quieran de mi, pero no de nadie mas. Mi familia no tiene nada que ver, la vedad no la he pasado nada bien.

Otro asunto relacionado con el efecto McGregor?

El siguiente evento en el que participará Michael Chiesa será em UFC 232 en contra de Carlos Condit, el 29 de diciembre en Las Vegas.

Compartir