Compartir

Este deporte tiene sorpresas todos los días, una y otra vez. Es un deporte tan impredecible que los mismos apostadores se vuelven locos al buscar favoritos.

Esto pasa por la gran cantidad de formas que hay para acabar a tu oponente, y es lo que Michael Bisping demostró, al acabar y dejar dormido a Luke Rockhold para despojarlo del campeonato de peso medio de UFC.

Una noche de locura para los británicos que asisitieron al Forum de Los Angeles el pasado sábado en UFC 199, quienes vieron a Bisping coronarse de manera aplastante.

Crónica de Combate:

Round 1:
Luke,
con confianza lanzando patadas desde el inicio, ante un Bisping con guardia bien cerrada soltando los puños. Luke es quien puso el paso, el que dijo cuándo y cómo se dictaba el paso. Y de hecho, Luke fue al frente para enfrascarse en el intercambio, y fue Bisping quien conectó al cuerpo del campeón con la derecha, seguido de una izquierda que fulminó a Luke, este regresó a la vertical pero solo para recibir otra poderosa izquierda que lo mandó a la lona nuevamente y recibir una par de innecesarios golpes, ya que Luke estaba en otra dimensión.

Michael Bisping con una impresionante racha derrotando al considerado mejor de todos los tiempos, Anderson Silva, y esta vez al campeón para coronarse como el dueño de las 185 libras.