Compartir
LAS VEGAS, NV - DECEMBER 12: Max Holloway celebrates his victory over Jeremy Stephens in a featherweight fight during UFC 194 on December 12, 2015 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Steve Marcus/Getty Images)

El campeón Max Holloway tenía preparada su defensa ante el retador Brian Ortega en UFC 226, pero días antes tuvo que salir de la cartelera por síntomas de una conmoción cerebral. A un mes del alboroto, Max dice sentirse mejor que antes y listo para regresar al ruedo.

He visto a varios doctores y expertos pero no nos han podido decir ni dar una explicación de lo que pasó. Solo hay una cosa que ellos saben ahora y es que yo estoy bien. Estoy bien y voy a pelear otra vez, eso es todo lo que sabemos.

Al hacer un recuento de los daños, Holloway dice haberse sentido bien antes el evento pero que las cosas empezaron a ponerse extrañas la semana de la pelea. Él todavía no sabe qué sucedió, pero está seguro que no fue un tema del corte de peso o por haber sido noqueado en el campo de entrenamiento.

El monarca de las 145 libras aseguró que ha leído los rumores que se hablan sobre que toao esta situación pudo nacer a raíz de un corte de peso, o que sufrió un fuerte golpe durante los entrenamientos, pero ambos temas los descarta y asegura no son la razón de lo sucedido.

Me pusieron en suspensión médica por 30 días y lo estamos tomando con calma. Todavía no sabemos qué sucedió mal pero todo está regresando a la normalidad. Solo estan siendo precavidos conmigo. Yo creo que después de este periodo de tiempo, nosotros debemos regresar al negocio, esperamos que sea antes de que termine el año.