Compartir

La controversia sobre muchas detenciones en las peleas de MMA han sido un tema que parece no tener final. Debido a la especulación que se suscitó en la pelea entre Cejudo y DillashawFelipe DeMaría sostuvo el pasado martes en El Rocktágono Live,  una entrevista con Luis Cobian, árbitro que pertenece a la Comisión Atlética del Estado de California.

Durante el inicio de la entrevista, DeMaría preguntó de manera directa ”¿qué pasó en la detención del pasado sábado en la pelea de Cejudo y Dillashaw?”

Primeramente, vamos a estudiar una cosa; el trabajo de un juez arriba de un ring es primeramente proteger al peleador, segundo, reforzar las reglas que son autorizadas ese día, ya sea Las Vegas, California o cualquier regla que estemos utilizado en esa pelea.

Cobian señaló que los que vieron los 32 segundos que duró la pelea se pudieron dar cuenta que ambos atletas son de nivel mundial y que no piensa que la pelea se haya parado por un error, que la paró debidamente, sí.

Durante su análisis, Cobian se refirió al corte de peso que realizó Dillashaw, quien se deshidrató de sobremanera, además de profundizar en los golpes que el campeón peso gallo sufrió; el golpe a la oreja que le propinó Cejudo y el impacto al caer a la lona.

Cuando un peleador esta dañado busca abrazar a su adversario o amarrarlo en el clinch, es lógico.Es un instinto de un peleador cuando está dañado. Que podía durar un poquito más la pelea, claro que sí podía durar un poco más,

”¿Considera usted que en una pelea de tal magnitud, con tanto en juego y con los campamentos que se realizan, que la pelea pudo durar unos segundos más?”, cuestionó el anfitrión del programa.

”Sí. Mi opinión es sí. Yo creo que se hubiera podido dar una oportunidad”.

Cobian aseguró que existen reglas para poder modificar el reglamento de MMA en los apartados que refieren a los réferis y abundó en su experiencia como tercero en la jaula y dijo que las esquinas y los mismos peleadores a veces son los que se ponen en riesgo porque no quieren que les detengan sus peleas.

 

 

 

Compartir