Compartir

El deporte de las Artes Marciales Mixtas es una ruta que hoy en día te puede dirigir por caminos impensables, llevándote a lugares que hace 20 años eran inimaginables. Es decir, hoy, un peleador logra alcanzar un nivel mediático que lo impulsa a ser prácticamente un “rockstar”, con todo lo que esto implica, fama, fortuna, etc. Todo esto es válido, es bien merecido cuando el trabajo de cada campamento se refleja en un combate.

Este es un “tabique”, que pocos saben manejar. El equilibrio es fundamental para llevar un balance entre lo que sucede dentro de la jaula y la vida fuera de ella. Algunos se marean, otros se caen al cometer pecados.

Kelvin Gastelum es un peleador con gran talento. Desde su llegada a UFC, ha mostrado habilidad, aguante, fuerza y ha alcanzando un gran nivel, tiene el apoyo de la empresa y registra entre sus víctimas a nombres importantes. Pero Kelvin, ha cometido un pecado. Te preguntas, ¿cuál? Pues, ese que no se encuentra entre los 10 mandamientos grabados en piedra, ni entre los 7 pecados capitales. Ese pecado es la irresponsabilidad.

La tarde del 6 de abril del 2017, se reveló la noticia de que Gastelum habría sido notificado por parte de USADA (Agencia Antidoping de Estados Unidos), sobre una potencial violación al código antidrogas. De acuerdo a las fuentes, Gastelum fue examinado en competencia el 11 de marzo del presente año, luego de haber derrotado a Vitor Belfort, en UFC Fight Night 106.

El margen de error por parte de USADA, es prácticamente nulo, por lo que no hemos conocido a alguien que después de recibir la notificación, no hay sido sancionado de alguna manera.

La sustancia encontrada en las pruebas, es metabolitos (residuos) de marihuana (THC). Por lo que ha sido suspendido de inmediato, mientras cierra la investigación. Por este motivo ha sido removido de la cartelera de UFC 212, una de las carteleras más importantes del año, que tendrá lugar el 3 de junio en Río de Janeiro, Brasil y donde iba a enfrentar a la leyenda Anderson Silva, en combate pactado en las 185 libras.

La resolución final está pendiente hasta que se den a conocer los detalles y aspectos del caso. Es decir, la sanción puede variar dependiendo de los argumentos (defensa) que presente Gastelum, o simplemente aceptar el castigo que le imponga USADA, que puede ser de al menos 6 meses hasta 2 años, por ser su primera falta.

Este no es el primer pecado de irresponsabilidad que comete Kelvin Gastelum, ya se ha metido en problemas en otros departamentos de combate. Las faltas que más han destacado del peleador, han sido sus derrotas ante la báscula.

Aquí la lista de pecados de Kelvin Gastelum:

En UFC Fight Night 44, llevado a cabo el 28 de junio del 2014, Gastelum pierde en contra de la romana, al pesar una libra y tres cuartos arriba del límite (171 Lbs). El californiano gana en contra de Nico Musoke vía decisión unánime, pero se ve obligado a ceder el 20% de su bolsa, como castigo por fallar en la ceremonia de peso.

Siete meses después, el 31 de enero durante la celebración de UFC 183, nuevamente pierde en contra de la báscula, esta vez excede 10 libras encima del peso pactado en los welter. La sanción fue del 30%. El combate y la derrota (vía decisión dividida), fueron en contra de Tyron Woodley, quien en entrevista posterior dijo que no iba tomar el dinero de Gastelum, argumentando que el no dar el peso y además perder, eran suficiente castigo.

A consecuencia de estas dos fallas, Dana White dijo que Kelvin no volvería a competir en las 170 libras, cambiándolo a los pesos medios (185 Lbs). Sin embargo, volvió a la categoría welter en noviembre del 2016.

La pelea era en contra de Donald Cerrone, en el evento de UFC 205, en la ciudad de Nueva York. Por tercera ocasión, Gastelum no daba el peso. De hecho, no se presentó a la ceremonia de peso. El combate fue removido de la cartelera, a consecuencia.

Esta ha sido la historia de Kelvin en su paso por UFC, quien ha pecado de irresponsable al no comprometerse con las tareas básicas del deporte, como dar el peso. Una tarea que todo peleador debe tener entre sus prioridades por profesionalismo y disciplina. Hoy matiza la obra con una falta al código antidrogas.

La pregunta es. ¿Hasta dónde va en su mejor etapa, la carrera de un peleador con talento como Kelvin Gastelum? Porque no cabe duda que ha mostrado hechuras, fuerza, resistencia, pero sobre todo corazón.

Gastelum, es pieza importante, sobre todo como embajador del MMA Latino, pero llegará solo hasta donde él se proponga a llegar, aunque antes deberá vencer a su contrincante más peligroso, él mismo.

@felip_demaría

No Hay Cometarios

Deja Tu Respuesta