Compartir
SACRAMENTO, CA - DECEMBER 14: Demetrious Johnson reacts to his victory over Joseph Benavidez in their flyweight championship bout during the UFC on FOX event at Sleep Train Arena on December 14, 2013 in Sacramento, California. (Photo by Josh Hedges/Zuffa LLC/Zuffa LLC via Getty Images)

En la edición previa de esta serie, nos adentramos en algunos detalles y situaciones de los inicios del mejor peleador libra por libra de artes marciales mixtas de la actualidad: Demetrious Johnson. 

La magnitud y complejidad de este atleta fuera de serie es menester de análisis, uno profundo, donde no solo nos detengamos a ver algunos detalles, sino todos lo que sean posibles para poder entender un poco su grandeza como deportista.

Los primeros pasos hacia la consolidación. 

Luego de haber enfrentado a peleadores más grandes en muchos de los casos, logró acceder a oportunidades por la misma naturaleza de la situación; no existía una división peso mosca consolidada, recién se comenzaba a vislumbrar por dónde se desarrollaría esa nueva categoría.

Tras perder contra Cruz el título peso gallo, Johnson comenzó una nueva empresa cuando peleó con Ian McCall, una vez resultó en empate; y la segunda fue una victoria para darle acceso a una pelea inaugural del cinturón peso mosca de UFC, contra Joseph Benavidez. 

Fue complicado: Benavidez no fue un contrincante sencillo. La pelea finalizó en una decisión dividida, en un pleito contendido y complicado. Esta fue una de las pruebas de fortaleza que en los años por venir, darían como resultado el significado de una de sus grandezas.

Los rivales de Johnson, aunque a todos dominó como si fueran principiantes, muchos de ellos son peleadores muy duros y con un nivel muy alto en el mundo. Y podemos revisar los nombres uno por uno, y nos darán como resultado el factor que mencioné líneas arriba.

Demetrious Johnson es único en su división, un genio muchas veces incomprendido y menospreciado, que se ha dedicado de lleno a lo que ama: pelear dentro de una jaula de artes marciales mixtas. Y lo ha hecho hasta el día de hoy de una manera magistral y precisa.