Compartir

El peleador ruso de 28 años Khabib Nurmagomedov rompió el silencio luego de que fuera hospitalizado por complicaciones de salud previo al pesaje del evento UFC 209 en el que se enfrentaría a Tony Ferguson, el pasado cuatro de marzo, por el cinturón interino de peso ligero de UFC.

“Quienquiera que seas o lo que hagas, obtendrás solo lo que Dios te ha recetado. AlhamduliLlah por todo lo que Dios me ha dado a mis 28 años, conseguí mucho más de lo que pedí.”

Nurmagomedov, quien suma un récord de 24 victorias invicto como profesional, declaró lo anterior en su cuenta oficial de Instagram el pasado domingo, donde añadió una foto suya con el rostro pensativo.

“Sé que mucha gente estaba esperando esta pelea y yo les he fallado. Quiero ofrecer mis disculpas a todos mis fans, UFC y mi oponente Tony.”

Esta es la tercera vez que se cae el combate entre dos de los mejores pesos ligeros de UFC, Nurmagomedov y Ferguson, quienes acumulan ocho y nueve victorias consecutivas respectivamente dentro de la empresa.

“Mi salud está bien ahora, gracias a Dios. Estas duras pruebas solo me hacen más fuerte. Gracias a todos por el apoyo.”

Así finalizó su declaración con respecto al incidente que ha levantado mucha controversia y opiniones. El futuro del ruso en UFC y en particular de su carrera es incierto hasta el momento.