Compartir

El pasado viernes se dio el anuncio de que el ex campeón del mundo Junior Do Santos, habría sido señalado por USADA, ante una potencial violación al código antidrogas. 

Como consecuencia, JDS fue removido de la cartelera del 9 de septiembre en la que se enfrentaría a la nueva sensación de los pesados Francis Ngannou en UFC 215.

Dos Santos de 33 años, mostró en sus resultados la sustancia conocida como hidroclorotiazida (fármaco diurético), siendo está la primera vez que el peleador brasileño da una prueba positiva.

Tras el anuncio y las declaraciones de la manager de Cigano, este da la cara al respecto, y asegura que se llegará al fondo de este problema. Al mismo tiempo habla  de como esta situación no solo le afecta a él, sino, a toda su familia.

 

“No estoy aquí para dar explicaciones. Pronto todo se aclarará para todos ustedes, y la verdad saldrá a la luz. Estoy aquí por respeto a todos ustedes. Solo quiero decir que esta situación es muy difícil para mi, mi equipo y mi familia. Nunca haría trampa. Va en contra de mis principios. Me gusta jugar de manera justa. Llegaremos al fondo de esto, aprenderé de ello y continuar. Y espero poder enfrentarme a Ngannou pronto y ofrecerles el show que ustedes se merecen. Por ahora, gracias por su apoyo. Significa mucho para mi, por eso estoy aquí.”

Culpable o no, JDS?

 

Compartir